Preocupación de los EE.UU. por Kraft

Preocupación de los EE.UU. por Kraft
La embajadora norteamericana, Vilma Martínez, hizo llegar la inquietud de su país al Gobierno y a Scioli; hay un principio de acuerdo
El gobierno de los Estados Unidos expresó ayer su preocupación e inquietud ante la Argentina por el conflicto laboral que puso en jaque las operaciones en el país de la empresa alimentaria Kraft Foods, de capitales norteamericanos.

El planteo diplomático, formulado por medio de la embajada en Buenos Aires, se conoció en una jornada de alta tensión: ayer hubo cortes de rutas en los accesos a la ciudad y en distintos puntos del país y movilizaciones en el centro porteño en reclamo de la reincorporación de los empleados despedidos por la firma (ver aparte).

En tanto, el Ministerio de Trabajo de la Nación y el de la provincia de Buenos Aires lograron acercar posiciones anoche entre la empresa y el gremio de trabajadores de Kraft por los 86 empleados despedidos y los 36 cesanteados. Los representantes de Kraft se comprometieron ante los ministros de Trabajo nacional y bonaerense, Carlos Tomada y Carlos Cuartango, respectivamente, a evaluar hasta pasado mañana la situación de los despedidos y cesanteados. Y el gremio se comprometió hasta ese día a evitar manifestaciones públicas que entorpezcan el funcionamiento de la empresa. También se propuso que se retiren las fuerzas de seguridad de la planta y que la empresa no sancione a los que participaron en las protestas.

Tomada calificó la resolución de la cartera laboral como "un principio de solución" y dijo que "ratifica nuestra vocación de dialogar".

De todas formas, todo esto volverá a ser discutido pasado mañana en La Plata, y hoy se espera que los cinco delegados gremiales suspendidos sean reincorporados a sus tareas.

Estas negociaciones ocurrieron en un día de fuertes protestas y luego de que la flamante embajadora norteamericana en Buenos Aires, Vilma Socorro Martínez, hizo saber la consternación del gobierno de su país ante la situación que atraviesa la empresa Kraft.

La diplomática, que no cumplió ni siquiera un mes en el país, estrenó así su misión con una gestión de alto impacto político. En nombre de la administración de Barack Obama, Martínez expresó ante la Casa Rosada y ante La Plata el apremio de Washington por la situación de la compañía, en lo que fue interpretado en ámbitos nacionales y provinciales como un reclamo velado para que se garantice el normal desarrollo de las operaciones de la firma en el país.

De todas maneras, Washington procura aparecer desvinculado de las negociaciones entre las partes para encauzar el conflicto.

Kraft, de capitales norteamericanos, entró en un estado de ebullición luego del despido de 156 empleados, lo que derivó en medidas de fuerza que incluyeron la toma de la planta en General Pacheco durante más de 20 días y un desalojo por la fuerza pública que dejó una docena de heridos y 70 detenidos.

Llamadas a Scioli

Las gestiones de Washington fueron reveladas inicialmente por el gobernador bonaerense, Daniel Scioli. Desde Miami, donde se encuentra de visita, el mandatario provincial puso en blanco sobre negro lo que denominó la "preocupación" que el conflicto despertó en los Estados Unidos. Confirmó que representantes de la embajada de ese país en la Argentina llamaron a la gobernación para expresar su inquietud.

"Escuchamos inquietudes y actuamos", afirmó el mandatario provincial.

Ayer, fuentes de la embajada de EE.UU. convalidaron las afirmaciones de Scioli. "La embajada quiere proteger las inversiones norteamericanas que dan buen empleo a unos 155.000 argentinos", dijo un alto funcionario norteamericano a La Nacion.

Las palabras de la diplomacia, cuidadosamente elegidas, resonaron en ámbitos políticos oficiales como un señalamiento más amplio destinado a prevenir a las autoridades de eventuales brotes de conflictividad sindical en otras firmas de capitales norteamericanos.

Los emisarios de Obama en la Argentina prefirieron, de todos modos, evitar las precisiones en torno de los interlocutores a los que se hizo llegar el planteo. "Estamos en contacto con las autoridades argentinas apropiadas con el objetivo de lograr lo antes posible una solución duradera", se limitó a decir la fuente.

"La embajada no está involucrada en las negociaciones", dijeron tajantes las fuentes diplomáticas estadounidenses.

"La embajada apoya la plena aplicación de los derechos y protecciones laborales, así como el respeto por los derechos de propiedad y las decisiones del sistema judicial", expresaron las fuentes de la embajada. "Nos complace saber que la planta de Kraft se encuentra nuevamente en funcionamiento", concluyeron.

Comentá la nota