PREOCUPACION POR DESPIDOS Y RECORTES La CGT tandilense quiere una contención ante la crisis con mediación de privados y Municipio

Lo reconoció uno de los dirigentes gremiales, ante los primeros casos de despidos y el escenario económico preocupante que avizoran de cara al cierre de 2008, que se vería agravado para 2009.
A tono con lo que sucede en otros puntos del país, la CGT tandilense buscaría concretar un esquema de contención ante los primeros casos de despidos y recortes laborales, en los que intervengan las gremiales, empresarios, industriales y el Municipio como aval político, ante una situación que no preveían a esta altura de 2008.

En paralelo, además de sindicatos como Smata, Uocra y la UOM, el secretario general del Sindicato Maderero de Tandil, Daniel López, se sumó en las últimas horas a los sectores que muestran su preocupación por las medidas de ajuste que comienzan a aplicarse desde los operadores de la economía tandilense.

-Ya hay otros sectores que han encendido una señal de alerta. ¿Qué impresión tienen ustedes desde el sector de los madereros?

-Vemos con mucha preocupación lo que está sucediendo con algunas empresas, porque nosotros estamos relacionados a la construcción. No se olvide que nuestro gremio, que tiene a los trabajadores de madereras, carpinterías y aberturas, está ligado a la construcción y hace tres meses que vemos una fuerte caída en las ventas y la producción. Algunas empresas ya han amenazado con la idea de suspensiones o adelantar algunas vacaciones.

-¿Tienen una visión coincidente en la CGT que integran o hay otros sectores que no están alcanzados?

-Nosotros ya hemos estado evaluando durante las últimas tres reuniones en la CGT las distintas proyecciones que se están manejando desde acá, porque no sólo debemos evaluar este presente sino además el futuro que va a venir. Debemos determinar qué tipo de medidas debemos tomar para que aquellas familias que realmente en dos meses, que vienen las fiestas, vamos a tener problemas sociales.

-Más allá del estado de reflexión que tienen en la central, ¿hay algún esquema concreto con el que puedan avanzar o adelantarse a un agravamiento de la actual situación?

-Estamos elaborando una serie de propuestas que nos lleve a tratar de reunirnos con gente del empresariado y ligada a la producción, para poder tener alguna viabilidad donde se contenga a aquellos trabajadores que puedan salir perjudicados. Nos encontramos trabajando sobre esto, con preocupación, porque no lo esperábamos hace seis meses.

La 125: errores y horrores

-Sin embargo antes de la crisis internacional, cuando se paró la economía por la discusión entre el Gobierno y el campo, estaban quienes advertían consecuencias a este nivel…

-En lo personal siempre vi con mucha preocupación el conflicto con el campo, porque desde la parte política fue un error no haberlo solucionado rápido y haberlo dejado avanzar de la forma que se lo dejó. Eso desalentó expectativas en la gente porque se perdió la credibilidad de este gobierno, y también el hecho de que se cayera la venta de productos importantes. Lamentablemente, eso se junta con la crisis internacional y la preocupación pasa por lo que puede venir para los trabajadores que sufren las consecuencias de errores, y horrores, que se cometen en la política.

Involucrar al Municipio

-Mencionaba usted la posibilidad de avanzar en un esquema de contención intersectorial. ¿Por dónde pasaría su concreción y quienes deberían intervenir en esa mesa?

-Lo primero que tenemos que proyectar con las empresas para saber qué tipo de pautas pueden llegar a poner para sostener el trabajo. Si hay una que ni siquiera tiene ventas, es poco lo que puede hacer; pero sí se puede acordar temas como las vacaciones adelantadas, si es que no queda otra alternativa. Luego está la variable del achicamiento de horas, donde habrá que buscar algo social con coherencia, donde se tiene que involucrar el Municipio, porque evidentemente no puede quedar ajeno a esta situación. Veía un proyecto de concejales (N de la R: placeros), y uno lo ve con preocupación porque se deberían obviar en estas circunstancias. Tandil no es ajena a lo que pasa y debemos proteger no sólo la industria. Deberíamos estar pensando en lo que va a venir, que lo vemos en Loimar, Metalúrgica Tandil, lo de Uatre. La parte política debería estar pensando cómo se contiene ese problema.*

Comentá la nota