La preocupación por la crisis financiera dominó la reunión del Gobierno y el Pach.

 La preocupación por la crisis financiera dominó la reunión del Gobierno y el Pach.
En la tercera de las reuniones del diálogo político, el Gobierno recibió ayer por la tarde al Pach y entre diferentes cuestiones, se abordó especialmente la crítica situación financiera mundial y las alternativas para afrontar la crisis, según manifestaron los protagonistas luego del encuentro.
Tal como ocurriera con la UCR y el Provech, la reunión se prolongó aproximadamente una hora y media, aunque el Pach fue el partido que más asistentes aportó hasta el momento, siete en total. Además del presidente del Comité Provincia, Roque González, estuvieron presentes la presidenta de la Convención Provincial Stella Castillo, los vicepresidentes primero y segundo del partido, Heriberto Flagel y Luis Pavez, el presidente del Comité de Comodoro Rivadavia, Carlos Otamendi, el apoderado Roberto Dania y el tesorero Sixto Bermejo.

Luego de la reunión, el ministro de Gobierno Máximo Pérez Catán elogió la sinceridad del Pach en posicionarse «como partido no oficialista que no queda parado en la oposición, sino como un sector que representa otras opiniones, y ejerce la función de contralor y muchas veces tiene la misma opinión que el Gobierno».

En tanto que Roque González valoró la convocatoria y sostuvo que «espero que este viernes la democracia en la provincia este un poco mejor, porque esta iniciativa es buena. Me parece inteligente de parte del Ejecutivo, aunque desde el Pach no nos causa una gran sorpresa porque permanentemente desde 2004 hemos mantenido una relación muy madura».

LA CRISIS

Al resumir los alcances de la reunión, Pérez Catán dijo que lo que dominó el encuentro con el Pach, fue «una preocupación por la crisis internacional y como esto afecta a Chubut, y también por la defensa de la posición federal respecto a cuestiones como la ley del cheque y la recaudación».

En ese sentido, indicó que la provincia coincidió en que es necesario debatir sobre la coparticipación federal de impuestos a nivel nacional, aunque no es conveniente en un año electoral, y se avanzó en otros temas como el desarrollo de la actividad parlamentaria y la incorporación de las minorías a los esquemas de directorios en diferentes organismos estatales.

Por otra parte, sostuvo que el Pach mostró su preocupación en consolidar la figura del fondo anticíclico, que el gobierno aclaró que ya existe y que ha permitido en estos cinco años afrontar todos los compromisos, e incluso están a la vista las distintas ejecuciones presupuestarias.

El ministro de Gobierno recordó que en la Legislatura el Pach «ha disentido en muchas oportunidades pero ha asegurado el quórum o los dos tercios para dar paso a tratamiento de ciertas cuestiones, mucho antes de 2007, cuando hoy la crítica parece que es que el Provech es un meta partido».

LOS TEMAS

Por su parte el presidente del Pach, Roque González, no se olvidó de chicanear al radicalismo al sostener que «alguien dudó de nuestra identidad partidaria, y el día lunes había un reclamo de tres carpetas con agresiones que había sufrido el Señor Gobernador. Nosotros en cambio podemos lucir 52 aportes a los dos tercios desde el año 2004, que de una manera muy responsable aportamos el grano de arena para una buena gestión».

En el encuentro, el dirigente manifestó que se hicieron aportes concretos a una visión de mediano plazo, para ir definiendo algunas políticas de Estado, entre las que mencionó «la creación de un Fondo Anticíclico, porque sabemos que hay momentos buenos y malos. Hay una ley pero debemos tomar compromiso en conjunto».

También destacó otro punto referido a la renta de los recursos naturales, «que es un viejo reclamo del partido, y si bien el Ejecutivo hace gestiones, la oposición debe trabajar en conjunto». Y en el mismo sentido se manifestó respecto a la recuperación del nivel de coparticipación con la Nación y en la búsqueda de la transparencia electoral.

Según González, el tema de la crisis y la sequía «dominó el 80 % de la charla, porque hay que tomarlo con mucha responsabilidad, aunque no hay que hacer política del pánico».

Comentá la nota