Preocupación en la Comuna por roturas en dos plazas

Autores desconocidos destruyeron ayer bancos de hormigón y cestos metálicos de dos espacios públicos de nuestra ciudad, los cuales se encuentran en período de remodelación y forman parte de un programa para mejorar la calidad de vida de los vecinos.
Mantener las plazas y espacios públicos en buen estado es una tarea silenciosa que significa atención pormenorizada. Los ámbitos destinados al esparcimiento en nuestra ciudad son varios y esto demandó que los funcionarios de la Comuna realicen un cronograma de actividades para mantenerlos en buenas condiciones. Los trabajos abarcan desde el cuidado del espacio verde hasta el mobiliario urbano, juegos o construcciones existentes.

Sin embargo, los vándalos están presentes en todos lados, especialmente en los espacios públicos como plazas y parques que sufren daños tales como graffitis, destrozos en el arbolado, bancos, mesas, juegos y monumentos.

Si bien muchos de estos actos vandálicos son nocturnos, otros se realizan a la luz del día y podrían evitarse con mayor atención de las fuerzas de seguridad y mediante la denuncia pública, esa participación ciudadana que a veces se desestima y que hoy es tan accesible a través del 108.

Al ser el vandalismo una conducta extendida en Pergamino, se requieren diferentes intervenciones, desde distintos flancos, para garantizar la preservación del espacio y de los bienes públicos que son de todos y todos debemos tomar parte de la solución.

Denuncia municipal

La Municipalidad denunció que en los últimos días se han registrado nuevos y lamentables casos de vandalismo en diversas plazas de la ciudad.

En esta oportunidad fueron destruidos bancos de hormigón y cestos metálicos ubicados en las plazas San Cayetano (frente al Cementerio) y Virgen Milagrosa del barrio Uocra.

Cabe destacar que ambas se encuentran en período de construcción y forman parte del Programa "10 plazas para 10 barrios" que lleva adelante la Municipalidad en distintas zonas de la ciudad, a fin de mejorar la calidad de vida de los vecinos.

Lamentablemente los daños no hacen más que afectar a los habitantes de cada barrio que se ven impedidos de disfrutar de espacios públicos acordes a sus necesidades, por el accionar de grupos de inadaptados.

Comentá la nota