Preocupación en la comuna por demoras de la Justicia

Hace dos meses se espera el desalojo de viviendas usurpadas en el barrio El Martillo, destinada a vecinos de la Villa de Paso.

La demora en el desalojo de las viviendas del Plan Dignidad destinadas a vecinos de la Villa de Paso pero que fueron usurpadas por grupos provenientes del barrio General Pueyrredon y activistas, sigue preocupando a las autoridades municipales.

En las últimas horas fue el subsecretario de Gobierno Fernando Gauna quien insistió con el argumento de que ya es tiempo de que la Justicia decida sobre el particular. La Municipalidad, claro está, pidió el desalojo para que se puedan terminar las viviendas, ubicadas en El Martillo, y entregarlas a las familias de la Villa de Paso que aceptaron el plan de relocalización oportunamente aprobado por la comuna.

En una nota radial, el subsecretario Gauna confirmó que al principio del proceso judicial "se había hablado de 48 horas" para conocer la decisión, la espera en el barrio El Martillo ya lleva "casi dos meses: seguimos sin novedades y muy preocupados", subrayó.

La decisión está en manos de la Cámara Penal, "que el martes pasado escuchó a las partes en forma oral pero que aún no ha tomado una resolución", prosiguió Gauna.

"Entendemos que se debe tomar una rápida determinación al respecto, esta situación no puede continuar así porque día a día se va agravando", insistió.

Luego añadió un dato informativo sobre la situación de los ocupantes que no había tenido difusión: "Hemos hablado recientemente con vecinos de la zona que en un primer momento habían participado de la toma pero que luego se retiraron", dijo el funcionario.

Para la Municipalidad, se desconoce "quiénes son los que están adentro de las viviendas, pero sabemos que viven en condiciones sumamente precarias, sin agua, sin luz y sin cloacas", ya que las casitas no estaban terminadas al momento de la irrupción de familias y activistas de General Pueyrredon, hace casi dos meses.

Comentá la nota