Preocupa que vecinos pinten ilegalmente el cordón para evitar que allí estacionen autos

Un tarro de pintura y una "avivada". Eso es lo que se necesita para que vecinos recurran a una práctica ilegal cada vez más frecuente en Junín: prohibir el estacionamiento a través de la señalización con amarillo.
Algunos llegan más allá y hasta inventan un cartel de prohibido estacionar en la calle en donde está su casa.

El fenómeno, que se extiende por distintos barrios, ya preocupa a concejales. Andrés Rosa, del bloque Tres Banderas, presentó un proyecto para exigirle al Municipio más control. En su artículo revela la existencia "de la reserva de estacionamiento para uso exclusivo sin la correspondiente identificación por ordenanza o resolución".

"En caso de constatar la existencia de carteles o señalizaciones de estacionamiento reservado sin la correspondiente autorización, notificar e intimar a los interesados", agrega en el segundo.

En los fundamentos, resalta que "la facultad de conceder espacios reservados para el estacionamiento en la vía pública de nuestra ciudad es exclusiva del Municipio".

También destaca que "el estacionamiento en la vía pública constituye un elemento preponderante, cuando nos encontramos con un considerable incremento poblacional y vehicular", por lo que "cualquier reserva debe ser valorada y concedida con criterio restrictivo frente a las necesidades y cambios que experimenta la ciudad".

Comentá la nota