“Nos preocupa el trabajo en negro que hay en las empresas”

Considerado de la camada nueva del gremialismo sanjuanino, Raúl Ávila, quien fuera elegido nuevamente al frente del Sindicato Empleados de Comercio, ocupa hoy un cargo a nivel nacional dentro de su gremio y también estará como delegado en Capital Federal, en la nueva conducción establecida para las 62 Organizaciones peronistas.
Ávila, quien ha tenido un protagonismo importante al frente de su gremio ante despidos de trabajadores mercantiles y también exigiendo el blanqueo de los empleados del sector, se mostró muy satisfecho con los nuevos cambios que se impulsan desde la nueva Confederación General del Trabajo. El dirigente expresó que se ha logrado la unidad gracias a la presencia de los gremios grandes que han depuesto sus intereses sectoriales para buscar el bien común.

Asimismo, Ávila, quien estuvo en el armado de la nueva central junto a los llamados popes del gremialismo sanjuanino, señaló que coincidentemente con la mayoría de los dirigentes gremiales de la provincia el trabajo en negro es una asignatura pendiente “y más para esta época en que se utiliza mano de obra rural para la cosecha, pero que está en condiciones salariales lamentables, sin seguro, ni obra social y con sueldos de miseria”, afirmó el dirigente.

“La CGT tendrá que tallar también en el funcionamiento de la Subsecretaría de Trabajo de la provincia que tantas quejas recibe”, expresó. “Expedientes que duermen años en el piso y 7 u 8 inspectores para toda la provincia hacen imposible un seguimiento de la realidad de los trabajadores”, manifestó para puntualizar “si no hay personal o no se puede contratar o nombrar personal por la emergencia, existen varias soluciones. Una, llevar personal adscrito de otras reparticiones a la Subsecretaría de Trabajo, o también lograr convenios con las universidades de la provincia para que alumnos de Abogacía o Ciencias Económicas sean inspectores”, destacó.

Comentá la nota