Preocupa la tala indiscriminada en el vivero dunícola de Miramar

La deforestación inconsciente de los vecinos hace peligrar el futuro de la reserva forestal, principal pulmón y bastión turístico de la ciudad. La situación es alarmante y las autoridades podrían cerrar varios accesos.
El vivero dunícola "Florentino Ameghino" fue creado en la década del '20, con el objeto de proteger a la ciudad del avance de los médanos y los vientos del sur. La realidad marca que si esta reserva forestal no estuviera, Miramar no tendría las características actuales.

De todas maneras, sus 502 hectáreas van reduciéndose, en parte por incendios originados naturalmente producto de sequías, pero también por la inconsciencia ciudadana de quienes hacen fuego en espacios no permitidos y, en el peor de los casos, por la tala indiscriminada que, por demás está decir, se encuentra absolutamente prohibida.

Más allá de las necesidades de calefaccionarse ante el frío invernal, algunos siguen sin entender las graves consecuencias de estas acciones dado que en un futuro el vivero podría quedar absolutamente destruido.

En una recorrida por el interior de esta reserva, LA CAPITAL pudo comprobar que hay zonas realmente críticas, sobre todo unos metros al oeste del Cristo de la Hermandad y también en Ebomar.

Pinos y eucaliptos arrancados o hachados forman parte de un panorama desolador, agravado aún más ya que al entrar en contacto con algunos troncos puede comprobarse que todavía desprenden esa resina que evidencia su estado joven y verde.

"De todas maneras no hay que talar todo lo que está seco, es una aberración pensar eso, la irresponsabilidad está destruyendo este paraíso", explicó con marcada preocupación el director Forestal de General Alvarado, Gabriel Oliver.

"Nosotros, junto con Desarrollo Humano, entregamos leña dentro de las posibilidades y si bien la demanda puede llegar a ser mayor, no pueden venir a destruir el vivero sin permiso alguno", agrego al tiempo que resaltó: "Cuesta controlar la situación que viene dándose desde hace tiempo",

Si bien no es algo nuevo, queda de manifiesto la necesidad de soluciones rápidas y efectivas ya que evidentemente las reglas no se respetan. Al respecto, el funcionario comentó que días atrás "estuve durante varias horas en el interior del vivero y observé situaciones realmente desagradables. Ante la advertencia, la gente te da la razón pero al otro día van y talan de nuevo, es un problema cultural".

"Acá se necesita la colaboración de toda la comunidad", enfatizó.

Igualmente, hay casos que solicitan el correspondiente permiso para cortar leña y luego son derivados a distintos sectores donde también hay "caminos contra fuego", abiertos por los bomberos para llegar a lugares difíciles en caso de incendios.

"Existen determinadas zonas donde hay acacias y pinos que podar para facilitar el acceso en caso de algún siniestro en el interior del monte. Si nos organizamos se puede obtener leña, pero hacen todo lo contrario, no preguntan y cortan salvajemente en cualquier lugar, inclusive hasta en el bosque energético", indicó Oliver.

Por otra parte, el funcionario opinó que hay que solucionar este tema, además "de los cuatriciclos y el desorden que hay con los alquileres de caballos", amplió.

Medidas drásticas

Si bien no quedó confirmado, probablemente pueda implementarse la presencia de guardaparques para trabajar con mayores resultados en la prevención de desmontes e incendios, aunque no se descartó cerrar varios accesos por el sector de la ruta que comunica a Miramar con Mar del Sud.

"Vamos a armar mesas de diálogo, en esta causa tengo el apoyo del intendente Patricio Hogan. Trataremos de limitar varias entradas, en un primer momento se realizaron las zanjas dejando libre al paso en las tranqueras que ahora se ampliaron por la Planta de Efluentes Cloacales", indicó el director forestal.

"Es feo decirlo porque es un lugar público, pero hay muchos que no lo cuidan y por eso existe una posibilidad cierta de cerrarlo", culminó Oliver.

Comentá la nota