Preocupa más la repitencia que la deserción escolar

Lo reconoció la ministra de Educación, Cristina Díaz. La funcionaria aseguró que se trabaja para revertir esa situación que es el preludio de la deserción escolar, tema contra el que se lucha en San Juan. Se apunta a los años detectados como críticos en la repitencia.

En San Juan hace tiempo que se viene trabajando en forma conjunta entre ministerios para terminar con problemas que derivan en inconvenientes más grandes a largo plazo. Es por eso que uno de los pilares es la familia y a partir de ahí son varias las patas que hacen a la salud mental de los chicos y por tal motivo se trabaja en forma puntualizada para evitar flagelos que rompan con la inclusión, el desarrollo y formación juvenil.

En este contexto de trabajo, donde se destaca la tarea por disminuir la deserción escolar, el Ministerio de Educación detectó un problema que representa una alarma por lo que puede acarrear. Se trata de la cantidad de casos de repitencia detectados en los primeros años de la educación primaria y secundaria.

Esta situación genera una profunda preocupación en los trabajadores de la educación porque reconocen que la repitencia lleva a la deserción escolar y también puede ser generadora de otras alarmas que deben ser atendidas para evitar males mayores.

"En realidad, nosotros estamos más o menos en la media nacional con respecto a la inclusión. Sin embargo en este momento nos preocupa menos la deserción escolar porque estamos más preocupados por la repitencia que hay en la provincia. Es un nivel importante, sobre todo en algunos años clave. Los dos años críticos para la repitencia son el primer año de la educación primaria y el primero de la secundaria", dijo Cristina Díaz.

Por ende, es inevitable pensar en el daño que generan los días de clases que por diferentes razones no se dictan, causando una directa repercusión en la formación de los chicos.

Díaz describió en tal sentido cuáles son los trabajos que se realizan para mejorar la situación educativa en la provincia.

"Respecto al primer año de la primaria, estamos desarrollando un programa que se llama ‘Todos pueden aprender’. Es un acompañamiento a los docentes por parte de especialistas del Ministerio de Educación de la Nación y de docentes del instituto del profesorado que forman docentes. Es una propuesta diferente para desarrollar los contenidos y fortalecerlos. Arrancamos con lengua y este año incorporamos matemáticas y ciencias sociales y seguimos con el segundo grado para lengua, matemáticas y sociales. Estos chicos serán asistidos en todo el primer ciclo que es donde se demuestra una gran debilidad", contó.

Con respecto al primer año de la educación secundaria, entre las razones que pueden considerarse como factores que inciden en la repitencia -según lo detectado por Educación- surge un cambio clave: la salida de la propuesta por área que se tiene en séptimo grado y el paso repentino a la propuesta por asignatura. De manera que el alumno tiene 12 espacios curriculares y un profesor para cada espacio con crédito horario muy acotado.

"En esto estamos trabajando con el Ministerio de Educación de la Nación, en un plan trienal que nos permita reducir el número de los espacios curriculares y aumentar la carga horaria de los chicos", señaló Díaz.

Con un discurso muy mesurado, la funcionaria reconoció que los paros también son elementos que contribuyen en las falencias de los chicos en la educación, aunque prefirió manejar más técnicamente la situación para no confrontar con los docentes.

Comentá la nota