Preocupa pérdidas por epidemia en la soja

 Preocupa pérdidas por epidemia en la soja
La mancha en ojo de rana puede provocar daños promedios de entre 10 y 15 por ciento. La provincia es una de las zonas más afectadas.
Durante enero y febrero fueron atacados numerosos lotes de soja por la mancha en ojo de rana (Mor), principalmente en variedades de grupo corto e intermedio, en diversas regiones del país. La provincia de Córdoba es una de las zonas más afectadas, con ataques inesperados, históricamente nunca registrados con tanta severidad. “Las altas temperaturas y las lluvias contribuyeron, junto con la susceptibilidad de los materiales y el inóculo, para que se desataran las epidemias”, explicó Marcelo Carmona, fitopatólogo de la Facultad de Agronomía de la Universidad de Buenos Aires (Fauba).

Carmona consideró que, si bien existen posibilidades de resistencia, los genes probablemente estén incorporados sólo en los grupos largos que se siembran en el norte del país (principalmente en Salta, Tucumán), ya que en esta región la mancha se había presentado anteriormente, con epidemias importantes.

Por su parte, Mercedes Scandiani, , fitopatóloga del Laboratorio Río Paraná, comentó que esta enfermedad, causada por el hongo Cercospora sojina, ataca semillas, tallos, hojas y vainas y puede provocar daños promedio de entre 10 y 15 por ciento en el cultivo. Lo síntomas ocurren normalmente luego de la floración y se reconocen por pequeñas manchas circulares (1-5 mm) en forma de ojo, distinguiéndose un centro pajizo grisáceo rodeado por un halo marrón rojizo, pero sin clorosis.

“La forma de ojo, la ausencia de halo amarillento, la presencia de fructificaciones gris-oscuro en el centro de la lesión y en ambas caras permiten su diagnóstico fácilmente”, advirtieron los especialistas, al tiempo que agregaron que los ataques son más severos en monocultivo con siembra directa, en variedades susceptibles, altas temperaturas nocturnas (20 ºC y más), elevados porcentajes de humedad y lluvias. Estas condiciones, registradas en Córdoba, fueron las que habrían favorecido las epidemias que hoy sorprenden a productores, asesores y semilleros, quienes están preocupados porque la enfermedad afecta la caída producción en la campaña 2008/2009.

En lotes de ciclos cortos e intermedios y en muestras de folíolos en Wescenlao Escalante y Monte Buey se observaron incidencias de 100 por ciento y severidades que comenzaron con trazas a mediados de enero y que evolucionaron hasta detectarse, el 20 de febrero, entre 25-40 por ciento de área foliar afectada. La enfermedad también se observó en Alta Gracia y Monte Cristo, con una incidencia foliolar del 100 por ciento y un número promedio de lesiones por folíolo de 51. También fueron registradas plantas enfermas en Venado Tuerto y en varios partidos de la provincia de Buenos Aires, donde ya se la encontró en las dos últimas campañas.

Medidas de manejo

Según los técnicos, las medidas de manejo de la enfermedad incluyen variedades resistentes, prácticas especiales en la siembra y la cosecha, tratamientos con fungicidas y rotación de cultivos. Existen genes de resistencia y numerosas razas del patógeno y es probable que la incorporación de resistencia se efectuó en el país casi exclusivamente en grupos largos, debido a que esta enfermedad fue inicialmente un problema en el Noa.

Además, se recomendó sembrar semillas sanas o tratadas con fungicidas eficientes, al tiempo que, para la próxima campaña, se advirtió sobre a necesidad de ajustar la sensibilidad de los métodos detección del patógeno en semilla. Se recomendaron las aplicaciones foliares de fungicidas en variedades susceptibles para disminuir los daños, aumentando el número de granos y la calidad de la semilla cosechada.

Carmona y Scandiani destacaron también que, otra medida, es cosechar por separado los lotes con síntomas de mancha en ojo de rana, e identificar la semilla de los lotes enfermos para no mezclarla con otras sanas.

Comentá la nota