Preocupa la merma de turistas.

Preocupa la merma de turistas.
El presidente de la Agrupación de Hosterías y Hoteles, Francisco Bodi, advirtió que es necesario prepararse para llegar de la mejor forma al próximo invierno. "El mercado ha caído mucho y Bariloche lo va a sentir", dijo. Gastón Burlón, de AAVYTUBA, coincidió en que el verano estuvo "flojo" y de acá al invierno "es preocupante porque no hay reservas". En tanto, el presidente de la Cámara de Turismo, Alberto del Giúdice, no coincidió con la merma pero reconoció que el invierno puede evidenciar mayores signos. Foto Alejandra Bartoliche.
El presidente de la Agrupación de Hosterías y hoteles de Bariloche, Francisco Bodi, sostuvo respecto a la ocupación durante el verano pasado que "hubo un marcado descenso en las categorías altas, no así en las bajas y dentro de la cuidad, donde se trabajó en forma aceptable. De pronto sintieron la merma de turistas en los bungalows en los kilómetros que tuvieron lugar dutante toda la temporada, pero los más afectados fueron los de 4 y 5 estrellas, a los que rápidamente les llegó el tema cambiario", explicó. También afirmó que hubo un marcado descenso de chilenos en febrero, "fue significativa la merma que hubo, todos se están preparando para una baja bastante importante y tratar de llegar de la mejor forma al proximo invierno, pero el mercado ha caído mucho y Bariloche lo va a sentir, con un marcado descenso de gasto e inversión", aseguró.

Bodi afirmó que es "muy tibia la reacción de la provincia respecto a la merma de turistas", al tiempo que se advierte una marcada preocupación del empresariado; "no así del Estado provincial. No vemos reacción de una política de Estado para contrarrestrar la merma de turistas", sostuvo.

Respecto a la posibilidad que el ministerio de Turismo pase nuevamente a Secretaría, afirmó que "con el movimiento que ha tenido si es secretaría o ministerio no se notó la diferencia con Bariloche".

Así como en el 2001 el cambio fue el "gran salto que tuvimos para conseguir posicionarnos rápidamente y tener turismo", hoy sucede lo contrario. Agregó que "la gente sale a vacacionar y se fija mucho en la parte monetaria, no así como se quiso interpretar en la recategorización hotelera de que por tener mejores categorías y mejores establecimientos a pesar de una diferencia cambiaria negativa para la ciudad, la gente igual iba a seguir viniendo, poniendo énfasis en la calidad del servicio. Y acá quedó demostrado, porque donde el factor económico no es conveniente se nota la merma enseguida, por más que los establecimientos se hayan aggiornado".

El presidente de la Agrupación de Hosterías sostuvo que "a la hora de armar el paquete se empezaron a priorizar otros destinos turísticos, puesto que la competencia está determinada por el precio. Cuando te salís del mercado la gente busca el destino que le da más facilidades para ir, así es como se ve que acá la gente buscó categorías más bajas para venir igual".

En relación con el próximo invierno, afirmó que la marcada preocupación tiene que ver con el mercado brasilero, uno de los más importantes en el invierno. Señaló en este sentido que se observa que las grandes operadoras mayoristas ya no están haciendo la precompra que solían hacer en años anteriores. "Hay una merma, porque no saben cómo evolucionará el mercado en los próximos meses", explicó. Y fue contundente al señalar que los precios no pueden subir, puesto que en el coloquio que hubo con operadores brasileros, manifestaron que "no admitían más subas de precios, estamos al borde, esperemos que el empresariado local no sólo hotelero, sino agencias y Catedral, entiendan ese mensaje, que tenemos que ser competitivos y atrayentes para que sigan viniendo". Insistió en que se requiere un gran esfuerzo de todo el sector empresario para mantener el nivel de reservas que había de Brasil.

Por su parte, Gastón Burlon, de la Asociación Argentina de Agencias de Viajes y Turismo de San Carlos de Bariloche (AAVYTUBA), coincidió con Bodi en que el verano "estuvo flojo, no fue por ahi la mejor temporada, en cuanto de aca al invierno es preocupante ya que no hay reservas".

Sostuvo, así mismo que "no es algo puntual ni culpa nuestra, de algo que podamos salir a solucionar o buscar otro mercado, es mundial, no hay nada para hacer, qué destino vas abuscar si están todos iguales, no le pasa sólo a Bariloche", explicó. Agregó que el turismo es lo primero que se suprime cuando hay crisis, "viajar es un lujo, la gente lo primero que hace es suprimir los gastos".

De todos modos, señaló que se están llevando a cabo algunas medidas para hacerle frente a la crisis, y de este modo, "algunos establecimientos hoteleros adhirieron a la propuesta y otorgaron 50 por ciento de descuento para pasajeros que lleguen y salgan con TAM, para mantener el vuelo". Se sumaron agencias de viajes y prestadores de servicios. "Se están haciendo cosas pero no hay gran repercusión", insistió. Respecto a los vuelos de TAM explicó que son 130 pasajeros por semana, dos vuelos por semana, "con esto logramos que se mantenga el vuelo porque no le era rentable, venía con 30 pasajeros".

Otra medida que contribuirá a estimular la llegada de visitantes es el Congreso argentino de agentes de viaje, que se desarrollará en abril, del 23 al 25. Estiman que vengan como mínimo mil agentes de viaje y "es muy bueno para el destino, porque después pueden volver con ganas de vender Bariloche".

Contrariamente, Alberto del Giúdice, de la Cámara de Turismo, señaló que el verano tuvo un buen balance, y afirmó que "tuvo que ver poco con la crisis porque el argentino tarda en darse cuenta lo que es la crisis y no tiene reacciones inmediatas como el americano, que ahorra enseguida". Agregó que el argentino lleva a cabo lo que tiene programado por lo que el verano pasado fue una transición y no se notó una gran merma, "como la que puede llegar a haber el próximo año".

Respecto a la temporada invernal estimó que el próximo invierno va a ser el primer ejemplo de lo que puede llegar a ser una merma de turistas por la crisis. "No hay nada programado, la gente que está programando hoy ya piensa en ahorro", explicó.

Señaló que si bien es importante el mercado brasilero, lo más importante es el turista argentino de Buenos Aires, Córdoba y Mendoza, "que viene a esquiar". Afirmó que "Brasil es un centro emisor más".

Comentá la nota