“No me preocupa una licitación abierta con empresas de afuera: me preocupa si vienen y me ganan”

En medio de un mar de opiniones y comentarios sobre el impacto del mega-plan en Olavarría el ingeniero Ernesto Vigneau (titular de Visan Ingeniería) ofreció al equipo de infoeme.com una entrevista con el punto de vista de las empresas constructoras frente a este histórico impulso en la actividad.
¿Cómo se organizan las empresas? ¿Cómo se dividirá el trabajo? ¿Están realmente preparadas las constructoras locales? El rol del Municipio para facilitar la participación y lo que no podrá ser: es imposible que varias empresas trabajen al mismo tiempo en las viviendas de El Pikelado. Todos los detalles del boom de obra pública local por uno de sus protagonistas.

A medida que se acortan los plazos para el inicio de las licitaciones de la etapa local del mega-plan de obra pública de 176 millones de dólares, las empresas constructras locales empiezan a indagar acerca de sus posibilidades de entrar en semejante ciclo de actividad, un verdadero “boom” de obra pública.

Y hasta el intendente José Eseverri –gestor local de la obra- reunión a empresarios para integrarlos a la iniciativa, donde pretende que la mayor parte de los trabajos sean tomados por firmas locales.

En charla con infoeme.com, el ingeniero en construcciones (egresado de la Facultad local) Ernesto Vigneau explicó punto por punto cómo las empresas, los ingenieros, los operarios y la maquinaria locales pueden integrarse a un año que puede ser único en la historia reciente, al menos si llegan todos los fondos prometidos por el Gobierno nacional para convertir a Olavarría en el paraíso de los constructores.

-Para un ingeniero de su trayectoria, ¿Qué significó escuchar el anuncio del mega –plan de 176 millones en Obras Públicas?

-Es mucha plata, es mucho dinero. Esa fue la primera impresión. Cuando se anunció no lo podía creer, es muy bueno y me alegra que lo haya conseguido José (Eseverri) que es un intendente joven que tiene todo para hacer.

-¿Pueden trabajar todas las empresas?

-En algunas cosas sí, en otras no. No todas estamos capacitadas por la prestación que se pide. Por ejemplo, la obra de pavimentación, te pide que vos tengas una planta hormigonera, tres camiones mixer (encargados de transportar el hormigón), etcétera.

Hormigoneras en Olavarría hay dos, el resto de las empresas no tenemos hormigonera. O sea te piden una serie de requisitos que excluyen a muchas de la empresas locales, pero es un tema “charlable”. Lo tenemos que charlar porque es una inquietud que tenemos el resto de las empresas. Estamos esperando el momento, y como todavía no se largaron el total de las obras de pavimentación tenemos tiempo de charlar esta inquietud.

-La gente encargada del proyecto ¿está al tanto de esta inquietud?

-La gente de Obras Públicas sí, el Intendente no. En realidad si salen todas las obras vamos a tener trabajo todos y (en nuestro caso) no vamos a tener la necesidad de presupuestar pavimentación. A nosotros nos interesa el tema barrios que es nuestro fuerte, y no tanto pavimentación. Pero si no salen enseguida los barrios también nos interesa la pavimentación, porque es un volumen importante. Hoy por hoy las empresas que no tenemos hormigoneras, que no tenemos mixers y que no tenemos ciertas maquinarias estaríamos afuera. Pero no contar con estas herramientas propias no significa que no lo podamos hacer.

-¿Cómo solucionan ese tema?

-Se puede hacer una UTE (unión transitoria de empresas), hay que buscarle la vuelta. Depende de las ganas que uno tenga de presupuestar esa obra. Tranquilamente se puede hacer una UTE con alguna empresa de afuera que tenga las herramientas y nosotros hacemos la logística y la obra en si. Se puede solucionar y así estaríamos al alcance de poder cotizar.

-Hay obras grandes ¿están capacitadas financieramente para ese trabajo?

-No todas están capacitadas para poder afrontar eso porque cuando te piden una obra de este tipo te están pidiendo que tengas una capacidad financiera para poder pedir anticipos o seguros de caución.

-¿Qué significa eso?

-Los seguros de caución significan un aval para el contrato de obras, por ejemplo para una obra de un millón de pesos vos necesitas un aval del 5% para garantizar ese contrato. Hay que ir a una compañía de seguro pedir un seguro de caución y hay que tener un cierto capital económico para poder arreglar eso. No todas las empresas van a estar al alcance de esa capacidad financiera.

-De modo que la capacidad financiera ya es una imposibilidad

-No es invalidante si la Municipalidad quiere. Porque le puede buscar la vuelta como hizo en el Plan Federal I. En ese plan tenías que tener capacidad técnico-financiera de la Nación. Eso es un certificado que después de muchos años de trabajo se obtiene, no todas las empresas de Olavarría lo tienen, en su momento cuando presupuestamos creo que lo teníamos nosotros y otra más, era un tema bastante engorroso en lo burocrático. En ese momento, con gran acierto, Helios Eseverri estructuró una capacidad técnico-financiera local: ellos armaron la carpeta y de esa forma pudieron cotizar más empresas chicas. Empresas que son muy buenas y que por ahí no tenían tantos años en el mercado y no tenían el certificado.

-En que se basa ese certificado de capacidad técnico-financiera?

-Es una herramienta legal en donde la Municipalidad hace un análisis de la empresa y le extiende un certificado de capacidad técnico-financiera local. La empresa presenta los balances, los certificados de dominios, propiedades, obras realizadas, y entonces el análisis en vez de hacerlo la Nación, y darte ese certificado que te validad para hacer obras en otro lado, lo hace la Municipalidad. De esta forma facilita y habilita a más cantidad de empresas a poder participar. De otra manera hubieran entrado más empresas de afuera, porque las empresas que hace mucho tiempo que están y son de Buenos Aires es muy fácil entrar en las licitaciones y para las del interior es más difícil.

-¿Las empresas de Olavarría están preparadas construir la multiplicidad de obras, tantos pavimentos?

-No tienen nada de nuevo. Cualquier empresa que haya hecho una pavimentación esta capacitada. No está capacitada para las herramientas que te piden, por eso las empresas tienen que recurrir a formar una UT con otra empresa que te provea de esas herramientas.

En general, Olavarría se caracteriza por tener mucho pavimento y eso es bueno

-¿Está en condiciones Olavarría de cubrir el mercado laboral que requiere este mega–plan?

-Si los proyectos salen todos juntos creo que no. Si salen las mil viviendas, y el resto de las obras... no nos olvidemos que toda la gente sale de acá y no alcanzarían. Hay mucha gente ocupada, hay poca desocupación en la parte de construcción. Las empresas estamos todas trabajando, no a full, pero estamos trabajando. No tenemos gente inactiva. Es más, el comentario que circula de que se está parando todo, es más un comentario que la realidad de lo que está pasando. La realidad indica que todavía seguimos trabajando.

-¿Cuáles son las temporadas del año que más trabajo tienen?

-Normalmente los meses de diciembre y enero en la construcción son fatídicos, porque la gente empieza a pensar en las vacaciones y a no hacer obras sobre fin de año. Es por eso que diciembre y enero, independientemente de que haya crisis, se para. Nosotros tenemos buenas perspectivas de trabajo para el año, independientemente de las obras municipales.

-¿Cómo se ve desde la construcción el 2009?

-Nosotros lo vemos bien, vemos perspectivas, obviamente que ayuda mucho la perspectiva que ofrecen las obras municipales, porque la cabeza de los empresarios trabaja distinto sabiendo que va a tener un “plus” bastante importante. Ya se arrancó con las licitaciones del Parque Bicentenario y eso nos da la pauta de que es muy importante.

O sea, no es lo mismo que el Intendente no anuncie nada, y vos sabes que te tenés que manejar con obras particulares, a que se conozca la posibilidad de formar parte de este proyecto. Estamos más tranquilos. Si me preguntás por el 2010 no te puedo decir, porque dependemos mucho del resto del mundo también.

-¿Cree en la posibilidad de que vengan muchas empresas de afuera?

-No sé si vamos a dar abasto las empresas locales, y pienso que hay posibilidades de que vengan. Competiré como hacemos siempre, pero está la posibilidad de que vengan empresas de afuera por las obras de pavimentación y cloacas. Que no molesta porque si es tan grande el volumen de obra y nosotros ya tenemos compromisos asumidos con otros clientes no vamos a poder absorber la totalidad de las obras.

-¿Cree que la construcción de viviendas va a ser el punto en común a donde van a apuntar la mayoría de las empresas locales?

-Cuando hablamos de empresas de Olavarría hay que diferenciar los distintos tipos. Hay empresas que se dedican netamente al hormigón, hay otras que se dedican netamente a la albañilería y hay otras como nosotros que somos mixtas. Tanto hacemos hormigón como construcción de viviendas.

Hay empresas que no les interesa que le salgan los barrios y hay otras que no les va a interesar cloacas, agua corriente o pavimento. Por esto es que la multiplicidad de propuestas del mega–plan nos va a satisfacer a todos. Creo que este plan ha cubierto las expectativas de todas las empresas. En Olavarría es histórico, nunca se vio esta cantidad de dinero...creemos que va a venir.

-O venir por partes

-No, no, como venir... tiene que venir todo, porque si a nuestra empresa le toca un barrio y faltando la tercera parte del barrio no viene más el dinero no se puede terminar. Yo creo que tiene que venir todo el dinero. Olavarría en el tema de pagos siempre ha sido impecable. La Municipalidad siempre ha sido impecable, no tiene ni un día de atraso.

-Es un trabajo muy esperado entonces...

-Claro, pero bueno semejante volumen de obras no creas que lo puede absorber todas la Municipalidad de Olavarría. Ese es el tema.

-¿Cómo influye la presencia de la Facultad de Ingeniería en un mega–plan como éste?

-Nosotros trabajamos muy en contacto. Yo soy egresado de la Facultad de Olavarría y cada vez que encaramos un proyecto tenemos gente de la facultad trabajando con nosotros. La Facultad es muy importante en el aporte logístico de todo lo que es prestación de profesionales, cuando necesitamos profesionales recurrimos allí. Generalmente trabajamos con los chicos que se van recibiendo y trabajamos con ellos mano a mano. Hoy día creo que hay trabajo pleno para los ingenieros. Hoy te ubicás antes de recibirte, hay un montón de oportunidades como las pasantías rentadas que hacen que estudiar ingeniería sea un “cheque al portador”. Es importantísimo mientras siga este nivel de actividad.

-Hay una interna que tiene que ver con el reclamo que hacen los arquitectos por el Parque del Bicentenario. Ellos dicen que es atribución de los arquitectos modificar el espacio público urbano ¿Qué opinión te merece esta idea?

-Yo pienso que el ingeniero Leo Sainte Cluque (director de Coordinación de Obras del Bicentenario) tiene muy buen gusto y se ha dedicado mucho al proyecto. A mí no me parece mal que un ingeniero con la experiencia de Sainte Cluque esté a cargo del proyecto, y por ahí lo defiendo un poco porque es ingeniero. Tampoco me parece mal el reclamo del Colegio de Arquitectos, porque ellos defienden su sector y me parece bien. Pero creo que el Intendente tiene la potestad de poder elegir quién quiere que le haga el proyecto. Es relativo que sí o sí tenga que pasar por un arquitecto.

-¿Vio el proyecto del Parque Bicentenario?

-Si, y me pareció muy lindo. Pero bueno, hay distintos puntos de vista, pero yo no creo que sea para armar una polémica. Me parece bien que los arquitectos reclamen lo suyo y estará en el Intendente escucharlos o no. Creo que el Intendente tiene esas facultades.

-¿Conoce alguna otra ciudad que tenga semejante nivel de inversión?

-No, yo creo que no. Nosotros trabajamos mucho en Azul, pero es un municipio totalmente distinto es mucho mas chico y es más chico el nivel de ingresos que tiene. Es decir Azul invierte en base a sus posibilidades, se invierte en obras públicas pero no a este nivel. También convengamos que esto es histórico. Lo que ha hecho José es histórico, tenía un superávit importante y lo va a gastar en obras públicas. No sirve que la Municipalidad tenga superávit y plata guardada, lo importante es volcarlo hacia la gente que es la que paga los impuestos. Me parece bárbaro que lo invierta en obras para la ciudad.

-En lo que respecta a la construcción urbana ¿han mejorado los controles de calidad?

-En realidad la Municipalidad no puede hacer control de calidad. El control de calidad lo tiene que hacer el mercado. El problema surge cuando yo como consumidor compro algo que no esta bien hecho, ahí está el problema.

-¿Qué queda en Olavarría luego de la concreción del mega–plan?

-Sería lindo que este nivel de obras públicas se mantenga en el tiempo. Pero 176 millones de pesos en un año en Olavarría ¿cuándo se va a poder volver a ver?. Pero si se da que superamos esta mini-crisis y aparecen inversores privados que quieran invertir y las fábricas vuelven a su funcionamiento normal y entonces la economía se tranquiliza y las empresas como nosotros también. Cuando hay crisis la construcción es el primer rubro que se para.

Me gustaría que todo siga estable, fíjense que mientras la relación Gobierno–campo estuvo bien estuvimos todos bien, si no hubiera existido el quiebre de esta relación yo creo que la sensación de crisis, aún internacional, no hubiera sido la misma. A partir de ese quiebre es cuando empezamos a pensar distinto. Porque vemos que a la gente del campo no le resulta rentable todo lo que hace. Es lo mismo que yo en mi empresa tuviera los mismos valores iguales a cinco años atrás, cómo hago para absorber todos los aumentos. Es de locos, no hay actividad que pueda aguantar eso.

-Hay una idea que apunta a dividir los barrios en 50 viviendas y repartirlos entre las empresas constructoras ¿Qué piensa de esto?

-Ese es otro tema opinable que yo creo que no se va a poder hacer. Yo creo que no vamos a poder trabajar 14 empresas en un mismo predio como El Pikelado. Yo tengo mis dudas. A mí me parece que no es viable esta propuesta. Se puede llegar a meter dos o tres empresas en una misma obra de vivienda pero 14 es mucho. Esta es una más de las cosas a charlar con el Intendente. Creo que lo que quieren es que una empresa no agarre todo el trabajo. Yo lo dejaría a la libre competencia y si una empresa lo gana es porque está capacitada, la capacidad financiera le da y si tienen que hacer 700 viviendas y presentó el mejor precio que lo haga.

-¿Le preocupa que vengan empresas de afuera?

-No me asusta. Estaría preocupado si no estuviera acostumbrado a competir. Nosotros competimos todo el tiempo. Estaría preocupado si me gana una empresa de afuera, yo creo que no nos puede ganar. Si no hay algo raro no nos pueden ganar. Conocemos el mercado, conocemos la gente, excepto que haya una razón que nosotros no conozcamos o que haya un sobreprecio final que normalmente no pasa. Y no creo que sea el caso de la Municipalidad de Olavarría porque es muy seria en esto.

Comentá la nota