Preocupa a la Iglesia la escalada de violencia

"Hay que propiciar el diálogo", dijo Casaretto.
Horas antes de llevarle a Cristina Kirchner su plan de ayuda universal a la niñez, la Iglesia admitió sentir una "gran preocupación" por la "escalada de violencia" registrada en los últimos días.

Lo hizo a través del titular de la Pastoral Social, Jorge Casaretto, que, además, se mostró en favor de la universalización de la ayuda social como una forma de "eliminar el clientelismo".

"Lo que está pasando nos genera una gran preocupación. Si hay un método que no podemos usar en la Argentina es el de la violencia. Tenemos que propiciar una cultura de diálogo, de encuentro y de búsqueda de consensos. Todas las cosas se pueden hablar", planteó el obispo en declaraciones a América 24.

Audio: Casaretto: «La situación política es complicada» (América 24)

"Esta escalada nos deja muy preocupados y siempre estamos tratando de ofrecer nuestras mediaciones para que esto no ocurra", añadió.

Casaretto respondió así a una consulta sobre los episodios de violencia que ocurrieron en los últimos días, como la agresión al senador Gerardo Morales en Jujuy por parte de piqueteros kirchneristas y la toma del Concejo Deliberante de Mar del Plata, también organizada por grupos de desocupados.

Además, advirtió que "la situación social está complicada" y que "la situación política también", aunque planteó que "hay que ver qué otros elementos pueden estar integrando la escalada".

La Iglesia presentó ayer a los ministros del Interior, Florencio Randazzo, y de Desarrollo Social, Alicia Kirchner, el proyecto del denominado Ingreso Básico para la Igualdad y la Equidad en la Niñez, por sus siglas, B.I.E.N., que busca equiparar el derecho a la asignación familiar por hijo a todos los niños/as, adolescentes y embarazadas en situación de vulnerabilidad social, independientemente de la condición económica, social o laboral de sus padres. "El proyecto de ingreso universal tiene como objetivo eliminar al clientelismo y enfrentar el escándalo que es la pobreza en la Argentina por medio del pago del beneficio con una tarjeta social", expresó Casaretto.

Por su parte, el gobernador de Santa Fe, Hermes Binner, elogió el proyecto presentado por la Iglesia. "Ese planteo lo conocemos, porque la Comisión Episcopal ha tenido una posición muy clara sobre un tema que la política no quiere tratar. Cortar cintas trae más votos que disminuir la pobreza", afirmó el gobernador santafecino.

Comentá la nota