Preocupa al gobierno provincial el desempleo, pero por ahora sólo monitorea las suspensiones

En la cartera de Producción entienden que, por ahora, la situación no alcanzó a encender las luces rojas.
El ministro de Producción, Roberto Avalle, se encuentra “monitoreando las suspensiones que están dándose en la provincia” y si bien fuentes provinciales manifestaron que existe “preocupación” consideraron que “los niveles todavía no requieren de una intervención provincial”.

Es que muchas de las suspensiones se presentaron como “adelanto de vacaciones” o “anulaciones de prolongación de jornada”, mientras que otras situaciones “se están resolviendo en el nivel político de la Nación, aunque en Córdoba se sigue de cerca el avance de las negociaciones”.

Por otra parte, fuentes del gobierno reconocieron que mientras prosigue el “monitoreo” y desde la Nación se siga trabajando en las soluciones, hasta la semana que viene que regrese el gobernador Juan Schiaretti de Italia, no habrá definiciones de fondo. “Si es que el panorama se agrava y amerita la intervención del gobierno provincial”.

Hasta el momento, Renault manifestó su intención de despedir a 600 operarios pero todavía no efectivizó la decisión. En realidad hoy mantendrán los empresarios de la firma francesa una reunión con el titular del Sindicato de Mecánicos (SMATA), Omar Dragún, con la intención de elaborar un “plan de crisis” que permite negociar una salida que impida el despido de los trabajadores.

La prioridad por la conservación de los puestos de trabajo es una preocupación municipal, provincial y nacional, y por esta razón, la presidenta Cristinta Fernández de Kirchner se reunirá hoy con el titular de la CGT, Hugo Moyano, para debatir medidas para contrarrestar los efectos de la crisis mundial, entre las cuales se mencionó (aunque después fue desmentida) la vuelta a la doble indemnización.

Otro conflicto que comenzó a gestarse este fin de semana fue el despido de 60 trabajadores de la firma Easy, aunque anoche se informó que la decisión había sido revisada y habría una marcha atrás. En realidad, uno de los trabajadores de la firma, comentó que habían sido “corridos de palabra, porque no habían enviado ningún telegrama”.

En el sector automotriz de Córdoba, salvo Renault, había un panorama de relativa tranquilidad. Fiat informó que más allá de adelantar las vacaciones de enero a diciembre, y otros recortes menores, recién el año próximo se plantearían dificultades si la crisis continúa.

En la VW admitieron que cayeron algunos contratos, y resolvieron adelantar las vacaciones de su personal y se recortaron las horas extra como una medida previa antes de comenzar a pensar en suspensiones o despidos.

En Arcor

Por su parte, Héctor Morcillo, secretario General del Sindicato de Trabajadores de Industrias de la Alimentación (STIA) confirmó que en Arcor se profundizaron, habiéndose paralizado ayer el trabajo en las 3 plantas por 15 minutos por hora.

“A partir de ello la empresa comenzó a enviar telegramas de intimación a abandonar las medidas o producir despidos masivos”, comentó Morcillo.

Comentá la nota