Preocupa al Gobierno la crisis en el mercado laboral

Intenta evitar despidos con medidas más leves; Renault suspende al personal por 12 días.Por Silvia Stang
El Gobierno dio ayer muestras de preocupación por la situación del mercado laboral, en un día en que se conocieron nuevos datos de medidas que afectan a los trabajadores y que tienen su raíz en el menor nivel de actividad económica.

El ministro de Trabajo, Carlos Tomada, afirmó que se busca "evitar que predomine el acto reflejo de responder con la lógica financiera del despido" de trabajadores "a los efectos de la crisis internacional". "El despido tiene que ser la última solución", expresó, luego de hablar, en una conferencia de prensa, de alternativas como la reorganización de turnos, las suspensiones o el adelanto de vacaciones.

Según un monitoreo realizado y difundido por la cartera, hubo en los últimos días 150 despidos, una cantidad bastante inferior a la que surgiría de sumar las cesantías que son denunciadas por sindicatos en diferentes partes del país. Sí se admitió un número bastante mayor de empleados alcanzados por alguna medida que afecta la cantidad de horas trabajadas o los turnos de producción, pero preserva las fuentes de empleo, en muchos casos con una reducción de los ingresos.

Ayer se conoció que la automotriz Renault suspenderá a sus 1000 empleados de la planta del barrio Santa Isabel, en Córdoba, durante once días, este mes (pasado mañana; del 17 al 21, y del 24 al 28) y durante tres jornadas en diciembre (los días 1°, 23 y 26), según el informe del Ministerio de Trabajo. Por esos días, se percibirá el 70% del sueldo que correspondería de haber actividad. Según admitió el secretario de prensa del sindicato de mecánicos Smata, Leonardo Almada, hay muchos temores sobre el futuro laboral: por ahora, las suspensiones son la alternativa al despido de un grupo de trabajadores. Renault había presentado anteayer el pedido de apertura de un procedimiento preventivo de crisis ante las autoridades cordobesas -que ayer informaron que en toda la provincia hay 2000 suspendidos-, y de las negociaciones surgió la medida dispuesta.

En la localidad santafecina de Villa Constitución, la acerera Acindar informó que anticipará las vacaciones de sus empleados -que deberán tomar su descanso entre el 1° de diciembre de este año y el 31 de enero de 2009-, como parte de un "plan de contingencia" ante la crisis, dijio Carlos Vaccaro, gerente de Asuntos Externos, en declaraciones al diario La Capital, de Rosario. La caída de ventas podría causar "la disminución de 4 a 3 turnos de producción", según el directivo.

También la automotriz Fiat adelantaría el período de receso anual de la mayor parte de su personal (tiene 2200 empleados) a partir del 9 de diciembre. Las medidas con alcance para el personal de Renault y Fiat se suman, en el sector automotor, a las ya anunciadas en la planta Volkswagen en Córdoba (tendrá 200 trabajadores eventuales suspendidos y 168 que cambiarán de tareas), e Iveco, que decidió paralizar parte de su producción durante tres días, con pagos del 75% del salario para los empleados sin tareas.

En el caso de General Motors, se está en negociaciones para intentar evitar los despidos que había anunciado la firma en su planta santafecina de General Alvear, y que afectarían a 433 personas.

La situación de las automotrices, afectadas por la caída de ventas tanto en el mercado interno como en el externo, tiene fuerte impacto en el sector de las autopartes. Según el dirigente cordobés de la Unión Obrera Metalúrgica, Augusto Varas, una decena de empresas del rubro presentó procedimientos preventivos de crisis. Entre los afectados hay 472 operarios de Montich, que está en negociaciones con ese sindicato.

El procedimiento de crisis es un mecanismo que busca evitar despidos o suspensiones, con la instrumentación de medidas que produzcan un daño menor o garanticen algún ingreso. Según Tomada, mientras que este año venían presentándose (sólo en el Ministerio de Trabajo de la Nación) 2 o 3 por mes, el número llegó a 17 en octubre.

La obligación de recurrir a las autoridades provinciales o nacionales para abrir ese tipo de negociaciones con los sindicatos implicados en cada caso rige para las empresas que prevean medidas que afecten a más del 15% (si el plantel tiene hasta 400 trabajadores); a más del 10% (firmas de 400 a 1000 trabajadores), y a más del 5% (por encima de 1000 empleados).

En algunas actividades, como el comercio, los despidos o las suspensiones aparecen en forma de "goteo", mientras que en establecimientos de alta rotación, como los supermercados, la crisis se evidencia en que se dejan de cubrir vacantes, según afirmaron a LA NACION fuentes gremiales.

Una realidad denunciada por algunos sindicatos es que las medidas sobre el empleo empiezan con la falta de renovación de contratos a plazo, eventuales, o con el término de la relación laboral a quienes estaban en período de prueba. Ayer fracasaron las negociaciones entre General Motors y el gremio Smata. "La nueva propuesta de la patronal es aceptar la continuidad de 200 contratados y efectivizar despidos de otros 200 compañeros", dijo Gabriel Bienucci, de Smata.

Comentá la nota