Preocupa al Gobierno el avance del dengue en la provincia.

Así lo admitió el ministro de Salud, Pablo Yedlin. El funcionario señaló que habrá que priorizar la lucha contra el mosquito transmisor en el Gran San Miguel de Tucumán, donde en los últimos días creció sustancialmente el número de contagios.
De los 1301 casos de dengue registrados en la provincia hasta ayer, 554, es decir el 42,5 por ciento, pertenecen al Gran San Miguel de Tucumán, que está integrado por la ciudad Capital, Tafí Viejo, Yerba Buena, Banda del Río Salí y Alderetes (ambas pertenecientes al departamento Cruz Alta), entre otras localidades.

Lo que más preocupa al Gobierno es que en esa zona el número de contagios se triplicó en los últimos diez días, sobre todo en San Miguel de Tucumán, donde el número de infectados trepó a 328 (ver más detalles en cuadro adjunto).

"La verdad es que estamos preocupados por la propagación del dengue en el Gran San Miguel de Tucumán, donde tendremos que reforzar las medidas, tanto desde el Estado, como en las casas de familia, para controlar el avance del mosquito transmisor eliminando los criaderos", admitió el ministro de Salud, Pablo Yedlin, en diálogo con EL SIGLO.

A la hora de explicar por qué se incrementó el número de casos en esas localidades, el funcionario sostuvo que "es normal que las zonas más pobladas sean las que mayor cantidad de contagios presenten, por una cuestión de densidad poblacional, fundamentalmente. Es lógico en este tipo de epidemias que a mayor población haya mayores posibilidades de contagio", acotó.

Menos casos en Aguilares

Este avance epidémico contrasta con la situación de la ciudad de Aguilares que, si bien registra todavía el mayor número de casos (560), en la última semana logró controlar el brote, con un considerable descenso en los registros diarios.

Al respecto, el Ministro de Salud, consideró que "hay una buena evolución de la curva epidemiológica en la ciudad de Aguilares debido a que la municipalidad hizo lo que tenía que hacer, acompañando las campañas de prevención con fumigaciones y retirando cacharros de los hogares".

Además, el funcionario destacó "el esfuerzo de los vecinos de esa ciudad, quienes tomaron real conciencia sobre la necesidad de combatir al mosquito en las casas. Por eso, en poco tiempo, lograron controlar la enfermedad y desde la semana pasada comenzó a disminuir sustancialmente el número diario de casos en Aguilares, aún con el calor imperante durante la semana pasada", subrayó.

El titular de la cartera sanitaria aclaró que "esto no quiere decir que la epidemia se haya superado. Por el contrario, hay que seguir trabajando en la prevención para que no se presenten nuevos casos; pero, por todo lo hecho, Aguilares es un ejemplo interesante en el país sobre cómo se debe pelear contra el dengue", destacó.

Recomendaciones

Ante las precipitaciones registradas en las últimas horas, desde el Departamento de Epidemeología del Sistema Provincial de Salud instaron a la población a revisar los patios, fondo de las casas y peridomicilios "para eliminar todo recipiente que haya acumulado agua". En este sentido, explicaron que "la existencia de un solo recipiente con agua limpia estancada, es suficiente para que una hembra del Aedes Aegypti ponga gran cantidad de huevos, de los cuales nacerán centenares de mosquitos".

Por otro lado, desde el área de Epidemeología advirtieron que "aún no ha disminuido el riesgo para que la enfermedad se propague con rapidez, sobre todo en el Gran San Miguel de Tucumán y otras ciudades del Interior de la provincia".

Frente a este escenario, se informó que equipos del Ministerio de Salud de la Provincia y de la Base Nacional de Control de Vectores trabajan intensamente para evitar la propagación de la epidemia. Sin embargo, las autoridades sanitarias aclararon que su trabajo "será inefectivo si no colaboramos en la urgente eliminación de criaderos de larvas en los hogares".

Comentá la nota