Preocupa a Giacomino presión contra municipio por un millonario juicio

Miguel Ortiz Pellegrini pilotea una demanda por cerca de 20 millones de pesos.
Luis Juez le dejó varios presentes griegos a su sucesor Daniel Giacomino. Algunos fríamente calculados, como la obra de repavimentación que hizo meses antes de las elecciones del 2 de setiembre de 2007. Otros fueron menos planeados pero que igualmente son muy dolorosos para la sufrida caja municipal.

En este rubro debe contabilizarse lo que en algún momento deberá pagarle al actual legislador provincial Miguel Ortiz Pellegrini y sus cerca de 400 representados, todos choferes de la Tamse -algunos ya jubilados- por diferencia de haberes percibidos entre julio de 2002 y julio de 2004.

Esta demanda -ganada en primera y segunda instancia y apelada ante el Tribunal Superior- convierte al juecista Ortiz Pellegrini en acreedor "top ten" de la Municipalidad, al que deberá pagarle, probablemente antes de que termine el año o, al menos, antes de que finalice el mandato de Giacomino, una suma seguramente superior a los 15 millones de pesos, sin contar los honorarios del letrado.

Se trata de una demanda legal a favor de 392 trabajadores de la Tamse que Ortiz Pellegrini comenzó a patrocinar a fines de 2004, cuando comenzaba a insinuarse su acercamiento al juecismo y a pocos meses también de que Juez asumiera como intendente de la ciudad.

Para la Municipalidad los montos finales son aún superiores, ya que quedan alrededor de otros 300 juicios en manos de otros letrados, que la obligarán en poco tiempo a erogaciones que, en actual estado financiero del municipio, son imposibles de enfrentar con recursos propios, por 21.000.000 pesos, según los cálculos más conservadores.

Para el abogado y legislador Ortiz Pellegrini, que en la Legislatura representa los intereses de la Capital, los beneficios de su patrocinio no se detienen en los 2.940.000 pesos de honorarios. Es que también deben imputarse lo que le corresponderá de cuota litis -preacuerdo con el cliente por el que éste cede parte del resarcimiento económico-que llegaría al 20 por ciento, según choferes de la empresa que tienen a Ortiz Pellegrini como participante. Con ese porcentaje, 2.340.000 pesos, sus ingresos en este litigio ascenderán a 5.280.000 pesos.

El inicio, desarrollo y segura conclusión de estas causas son poco opinables, más allá de algunas probables precisiones en las cifras finales. Sí parece opinable, en cambio, la forma en que la gran mayoría de los juicios fue a parar al estudio de Ortiz Pellegrini, de buenas relaciones con Juez ya desde la aparición del Partido Nuevo a fines de 2002 y con un remate por este vínculo que lo terminó depositando en la expectable conducción de la bancada del juecismo en la Legislatura.

Los datos más recientes indican que Ortiz Pellegrini, tras asumir como legislador, habría cedido los derechos del juicio a su hijo, Miguel Ortiz Pellegrini Morán, que habita el mismo estudio jurídico que él. Esta cesión parece tener un valor puramente formal. Tanto que de fuentes gremiales se asegura que el legislador es también instigador para que el municipio pague la deuda.

Sus argumentos, ya en incipiente estado de ejecución, serían utilizar el ejemplo de Surbac (Sindicato de la Basura) cuando presionó a Giacomino por las indemnizaciones tras la partida de Cliba. La táctica consistiría poner en la primera línea de presión a un centenar de jubilados (y demandantes) que haga de grupo de choque para exigirle a Giacomino el pago de la diferencia de haberes (y sus millonarios honorarios). Algunos gremialistas se animan a más y aseguran que el operativo contaría con la venia Luis Juez.

Comentá la nota