Preocupa freno en negociación petrolera

El cambio de escenario internacional y nacional impuso una obligada tregua en las negociaciones con empresas petroleras. A Neuquén esto lo complica un poco más, porque implicará retraso en la llegada de dinero fresco.
Una de las preocupaciones del gobierno neuquino, en estos días de incertidumbre financiera y económica, es el freno que la situación internacional y nacional puso a las negociaciones con las empresas petroleras.

Aunque se diga poco o nada al respecto, lo cierto es que todo lo que se había avanzado no se retrocedió, pero tampoco avanzó un ápice. La especulación más cercana a la realidad tendrá que ver, seguramente, con el cambio impactante de escenario internacional, más el agregado de la incertidumbre nacional provocada por el gobierno y su ansiedad por hacer caja con las AFJP.

El petróleo, que cuando se iniciaron las negociaciones estaba en suba y había llegado a los 147 dólares el barril, cotizó este lunes a 63,23 dólares, en el caso del WTI. Es el menor precio internacional en 17 meses.

A contramano de esta realidad ahora, el gobierno de Cristina Fernández asegura que cumplirá con el aumento del “precio nacional” del crudo, compromiso que asumió tanto con las provincias como con las petroleras.

El cambio de escenario deja un poco en ridículo este aumento, que incidirá en el precio de los combustibles. Concretamente, cuando en el mundo baja el precio, en Argentina subiría, mediante el plan Petróleo Plus.

Pero las petroleras tienen problemas mayores. Lo que les sucede en Argentina ahora no tiene tanto que ver con la errática política local, sino con los vaivenes profundos de la crisis internacional, que amenaza con recesión y por ende con menor consumo.

De ahí que prevalece la prudencia, la cautela. Como el propio gobernador Jorge Sapag dijo el otro día, en San Martín de los Andes, “hay que desensillar hasta que aclare”. Lo mismo opinan los gerentes de las petroleras.

Está, además, la consecuencia social. Avanzan despidos y suspensiones, de las cuales el caso más rotundo fue el cierre de la refinería de Fox Petrol. El secretario general del gremio petrolero, Guillermo Pereyra, tenía previsto viajar a Buenos Aires para entrevistarse con autoridades del gobierno nacional y abordar directamente este tema.

La preocupación del gobierno, claro, no se reduce por más prudencia que se tenga. La prudencia solo ayuda a no hacer una macana más grande. Pero la plata que Neuquén necesita –más allá de lo ya firmado con YPF- puede llegar a tardar más de lo que se esperaba

Comentá la nota