Preocupa a farmaceúticos la falta de control en la venta de medicamentos

La Cámara de Propietarios de Farmacias, el Colegio de Farmacéuticos de Salta y el Sindicato de Empleados de Farmacias, reiteraron su preocupación por la falta de regulación del mercado de los medicamentos e Salta.
"Desreglado como está, en estos momentos el mercado de los medicamentos, ofrece el campo propicio para que agentes inescrupulosos, medren y se enriquezcan a costa de la salud de los ciudadanos", afirmaron los titulares de esas entidades Susana Carrasco, Isabel Orfali y Roque Facundo Garzón.

Recordaron los reiterados pedidos para que sea reglamentada, la ley 5703, que regula la actividad farmacéutica en toda la provincia. Pedido que ahora dirigen al gobernador Urtubey al tiempo que cuestionaron la morosidad del ministro de Salud Alfredo Querio, a pesar de haber pasado un año de su sanción.

"Los hechos, que son de dominio público, y que últimamente ha tomado mayor relevancia aún, con la investigación que lleva adelante la justicia federal, por la venta de medicamentos adulterados, no hace más que dar la razón a las reiteradas llamados de atención sobre el particular, que hicieran las entidades que nuclea al sector. Y fue una de las razones por la cual lucho, primero por la sanción de la ley y, ahora, porque se la reglamente definitivamente".

Es por eso que le reiteraron al ministro "no queremos más impunidad para las ventas de medicamentos adulterados, con bocas de expendio en cualquier lugar y apartado de todo control y garantía profesional.

Queremos que el Estado cumpla su rol de controlar una actividad que es considerada por OMS, como factor preponderante de la atención primaria de la salud. Además que exigimos se dé cumplimiento a lo expresado unánimemente por el congreso provincial".

"El sector- agregaron-, ve que con este vacío jurídico, los medicamentos entraron en una zona gris, de dudosa previsibilidad, en cuanto a la calidad y origen de los mismos. Y confían en la acción inmediata del gobernador, en el marco de su compromiso social, en la búsqueda de una mejora sustancial del deterioro progresivo de grupos sociales.

Los trabajadores del sector, conscientes del valor social que conlleva su trabajo y/o profesión, sobre todo en la tarea de expendio de medicamentos, no se resignan a ser objetos de la variable de ajuste que trae como consecuencia, la ausencia del Estado en una actividad que debe ser de fundamental complementariedad en toda política de salud", afirmaron.

Comentá la nota