Preocupa la falta de protección de los bosques de algarrobos

Los árboles son talados para la venta de leña y no son reemplazados. Genera daño ambiental.
En el último invierno se volvió a saquear los bosques naturales de algarrobo que están protegidos por leyes pero en la realidad son talados para ser usufructuados para la venta de leña. Hay legislaciones nacionales, provinciales y municipales que los protegen, pero a lo largo de los años la depredación de este ejemplar de la flora autóctona fue siendo consumida sin que mediara casi la intervención de entes oficiales que al menos intente preservarlos.

El titular de Ecología del municipio de Tinogasta Ramón Ruiz sostuvo que "se afectó terriblemente porque se viene haciendo una tala indiscriminada de lo que son los algarrobos consideradas las plantas autóctonas del departamento".

En Tinogasta los bosques de algarrobo se sitúan en la costanera del río Abaucán desde Anillaco a Cerro Negro. Si bien estos árboles desde siempre fueron talados y utilizados para leña o madera, Ruiz comentó a lo largo de los años no hubo una reforestación, y también en muchos casos se quemó parte de estas reservas y por eso en la actualidad es muy poco lo que está quedando. Por ejemplo, en Medanitos la gente recuerda aun la cantidad de arboles que habían y hoy es duna pero antes habían arboles".

El funcionario dijo que la tala es responsabilidad de la gente del departamento. "No toma conciencia que si hacha un árbol tiene que poner otro, creo que esto tiene que ser el trabajo de toda una comunidad. No hay conciencia de cuidar un árbol, no le presta la real importancia que esto debe tener y muchas veces cuando se habla de medio ambiente debemos pensar en lo que tenemos y cuidarlo", comentó.

Como otro factor que influyó en la deforestación, Ruiz recordó que hay emprendimientos agropecuarios que hicieron grandes desmontes y no se volvió a plantar un solo árbol cuando la ley prevé que debe replantar en otro lugar, y también sanciones para aquéllos que no cumplan la ley, pero esto no se hace.

La protección de los bosques nativos se dará con mayor impulso cuando la Legislatura Provincial apruebe el nuevo ordenamiento territorial que forma parte de la adhesión de Catamarca a la ley nacional de Bosques. La iniciativa que elaboró la subsecretaria de Ambiente está en la Cámara de Senadores. Sin embargo, lo que sí existe en la comuna es el Código ambiental municipal contempla la conservación de la flora autóctona y lo declara planta autóctona al algarrobo blanco y negro.

"Se está trabajando en organizar el organismo de aplicación municipal con el personal y los implementos necesarios para hacer los controles. El intendente lo viene analizando pero es complicado porque es muy amplio porque no sólo hay que preservar la fauna sino también la flora autóctona, trabajamos con Gestión Ambiental que controla los residuos sólidos urbanos y la gente de control de bosques nativos.

El Código Ambiental es una herramienta que a pesar de su innovación no se le ha dado la importancia aún que tiene. Edgardo Reartes- uno de los concejales que trabajó en la iniciativa- mencionó que la legislación prevé que el algarrobo será la especie protegida, también fija la obligación de reforestar en caso desmontes por la instalación de proyectos productivos o industriales. Pero agregó que "en la práctica los controles no existen" y apuntó al Ejecutivo municipal por la desidia de los organismos de aplicación que no toman medidas ante el perjuicio a la flora y fauna.

Comentá la nota