Preocupa a los estibadores la escasez de actividad en el puerto

La reducción del servicio de portacontenedores y el descenso de los desembarques pesqueros crean serios problemas para los estibadores del puerto. Reclaman ayuda social y jubilación anticipada.
El Sindicato Unidos Portuarios Argentinos (SUPA) continúa planteando su preocupación por la escasez de trabajo que sufren en la actualidad los estibadores del puerto de Mar del Plata, que en muchos casos, desempeñan tareas "eventuales" sin tener garantizada una relación de dependencia. El gremio tenía previsto ocupar ayer la banca 25 en el Concejo Deliberante, pero sus autoridades no pudieron formalizar allí su planteo debido a que los concejales resolvieron suspender todas las actividades como medida preventiva ante el avance de la gripe A. No obstante la comisión directiva tomó contacto con la prensa para no dejar pasar la oportunidad de hacer oír su reclamo.

El secretario general del SUPA, Juan Carlos Ferreira, le explicó a LA CAPITAL que los estibadores sufren la falta de trabajo a causa del descenso de los desembarques pesqueros en Mar del Plata, a lo que se le agregó la suspensión de la carga de portacontenedores por parte de la empresa Hamburgsud, debido a que el buque de la naviera ya no puede ingresar a la ciudad por el mal estado en el que se encuentra el canal de acceso del puerto. "La situación es muy difícil, en especial para unos 250 compañeros a los que se los conoce como eventuales, quienes hoy no están siendo convocados para trabajar", señaló Ferreira.

Según explicó el sindicalista, el lunes próximo la comisión directiva del SUPA sería recibida por el intendente Gustavo Pulti y el presidente del consorcio del puerto, Eduardo Pezzati, ante quienes describirán cuál es su situación laboral. Asimismo adelantó que el próximo 22 de julio se realizará una entrevista con el titular de la Anses, Amado Bodou, para pedirle que el organismo ponga en práctica un régimen de jubilación anticipada para la actividad. "Hoy necesitamos también que sea reforzada la ayuda social para la gente que está desocupada, que necesita garrafas, alimentos y ya está sufriendo el corte de servicios esenciales como la electricidad por falta de pago", comentó Ferreira. El secretario general del SUPA local atribuyó la delicada situación por la que atraviesan los estibadores al "descenso en un 50% de los desembarques" que efectúa la flota fresquera en Mar del Plata y a los magros resultados de la temporada de calamar. A esto le sumó la notable reducción en la carga de contenedores a raíz de la suspensión del servicio que prestaba la empresa alemana Hamburgsud.

"La única compañía que puede entrar hoy es Maersk, que tiene un barco que sólo puede cargar hasta la mitad de su capacidad para poder salir del puerto, que está muy complicado por la falta de dragado. Esto tiene consecuencias muy graves para la producción de toda la ciudad, porque las exportaciones comienzan a hacerse por otros puertos", advirtió.

Comentá la nota