Preocupa el estado de la Terminal de micros

En plena época turística, hay puertas y cielorrasos rotos. Varios accesos están clausurados, al igual que los locales comerciales del primer piso. El actual administrador del edificio, admitió que durante ocho años no hubo mantenimiento.
Cielorrasos rotos, humedad y falta de pintura en las paredes, goteras los días de lluvia, locales inhabilitados y puertas rotas o clausuradas son algunos de los problemas que hoy afectan a la Terminal de Ómnibus de Villa Mercedes. Sin embargo, cuatro mil personas -muchos de ellos turistas-, se encuentran a diario con ese panorama cuando salen o llegan a la ciudad, mientras aguardan la obra de refacción del edificio.

“La realidad es que no tenemos presupuesto”. Con esa frase, Gustavo Calderón, responsable administrativo de la Terminal de Ómnibus de Villa Mercedes, explica por qué un problema casi histórico de la ciudad no tiene solución. “Hemos pasado ocho años que no hemos tenido mantenimiento”, admitió.

En julio del año pasado, el entonces ministro de Transporte Industria y Comercio, Adolfo Romero Alaníz, anunció el llamado a licitación del proyecto con el que realizarían el “mantenimiento preventivo y correctivo de todo el edificio”. La obra contemplaría un presupuesto que rondaría los 800 mil pesos.

Arreglos de mamposterías, techos, cielorrasos, revoques, pisos, zócalos, revestimientos, instalación de sanitarios, instalación eléctrica, recambio de vidrios y trabajos de pintura, eran algunos de los ítems contemplados bajo aquel anuncio. También se implementarían sistemas de calefacción y aire condicionado.

Sin embargo, los turistas que hoy aguardan la salida de los micros en la Terminal deben afrontar las altas temperaturas típicas del verano sin ningún sistema de ventilación. Los días de lluvia, al calor se le agregan los charcos de agua que deben sortear quienes recorren los pasillos, por el agua que se filtra por los cielorrasos.

Comentá la nota