Preocupa la escasez de agua de riego en Jáchal

Es más la cantidad que sale que la que entra a Cuesta del Viento. Hay reuniones de productores.
Los agricultores jachalleros están con los pelos de punta: el agua almacenada en el dique Cuesta del Viento alcanza con lo justo para terminar de regar esta temporada. Y, si no toman medidas durante el año próximo, entonces el verano 2010-2011 será calamitoso por la escasez de agua de riego. Según dijeron desde la delegación departamental de Hidráulica, el problema es que el dique tiene mucho menos agua que la habitual para esta altura del año, debido a que la acumulación de nieve en la cordillera fue escasa. En consecuencia, ahora es mucha más agua la que está saliendo del embalse, para regar, que la que está entrando, directamente del río.

El agua de Cuesta del Viento se usa exclusivamente para regar los cultivos jachalleros. Si bien en total hay unas 21.000 hectáreas empadronadas, en Hidráulica estiman que las cultivadas son alrededor de 8.000. Y el agua que hay en este momento ya es escasa, tanto que llegarán a raya una vez que termine el verano. "Para esta época, casi siempre teníamos lleno el dique, que tiene una cota máxima de 1.529 metros sobre el nivel del mar, pero ahora está por 1.525,5", dijo el delegado de la repartición en Jáchal, Danilo Vera. Esto deriva en otras cifras preocupantes: al embalse ahora entran 7m3. por segundo, pero están liberando para riego 11m3. por segundo.

"Los estudios técnicos que hicieron desde el Departamento de Hidráulica mostraron que iba a haber poca agua en este sector, por la escasa precipitación de nieve que hubo durante el invierno en la cordillera. Y esta situación se va a mantener así todo el verano y puede que se repita el verano próximo", anticipó Vera. "Está bajando mucho la cota del embalse -agregó-, si no se planifica bien un sistema de distribución y de programa de cortes, entonces Cuesta del Viento se va a venir muy abajo para la próxima temporada.

La situación es tan alarmante que los productores ya se reunieron con la gente de Hidráulica para ver qué hacer y seguirán manteniendo reuniones semanales. A priori, le arrancaron al organismo el compromiso de no reducir el riego en lo que queda de esta temporada, es decir hasta marzo próximo, ya que todos los cultivos ya están hechos. Pero, a cambio, deberán optimizar el ahorro, con mecanismos como avisar donde haya propiedades que no necesiten ser regadas por no tener cultivos, reparar canales y evitar pérdidas. Además, deberán cortar la salida de agua del dique el invierno próximo, para que se pueda acumular más agua. "Lo hicimos el invierno pasado durante 35 días -dijo Vera-, pero esta vez van a tener que ser muchos días más".

Comentá la nota