Preocupa a los empleados de la Legislatura, el futuro laboral.

Si algo le faltaba al Peronismo catamarqueño a poco más de mes y medio de las elecciones legislativas nacionales, es sumarle a este intríngulis enquistado en plena campaña electoral el dilema de los trabajadores de ambas cámaras.
Es que las conducciones actuales no pueden sostener en los hechos su discurso para tranquilizar a los trabajadores que se ven envueltos dentro de un escenario laboral preocupante por la crisis provincial y por el recambio de autoridades de fin de año.

En el almuerzo que organizó para el personal de planta el cuerpo de funcionarios de la cámara baja conmemorando el día del trabajo, el presidente de Diputados Néstor Tomassi señaló en su discurso que la actual conducción cumplirá todos los compromisos asumidos en su asunción. Sin embargo, más allá de los aplausos y elogios recibidos muchos dudaron de la viabilidad de sus promesas. Además de estar en juego para este año las re-categorizaciones, lo que más preocupa y al personal de la cámara es la conservación de la fuente laboral.

En un ambiente de distensión y de camaradería por los festejos del día del trabajador, las palabras de Tomassi hicieron emerger la angustiante realidad de muchos de los presentes al almuerzo. En el discurso que no estaba preparado para la ocasión, el presidente de Diputados reconoció y agradeció el trabajo del personal del cuerpo manifestando que los verdaderos sostenes de la institución son los trabajadores. Admitió estar orgulloso de quienes los han acompañado en su gestión que concluye a fin de año, al tiempo que expresó que su mayor anhelo es cumplir con el compromiso asumido.

Cerca de cien empleados de la cámara baja de filiación peronista escucharon las palabras de Tomassi, demostrando ciertas reservas al respecto. Mientras, unos esperan la más que atrasada re-categorización de sus cargos, otros actualmente contratados tienen la esperanza de pasar a formar parte de la planta permanente del personal de la cámara baja, ambos hechos escasamente previsibles dado el reciente escenario, de crisis económica provincial a la que el gobierno trata de alejar a través de continuos recortes, como los informados por el secretario administrativo la jornada de ayer. Pero, a este presente se le suma que a fin de año, el peronismo probablemente deba entregar la conducción de Diputados al Frente Cívico y Social que ganó holgadamente las últimas elecciones legislativas provinciales colocando 12 de las 21 bancas en juego para quedarse con la mayoría automática.

El otro gran dilema que se aproxima en el horizonte peronista es la entrega de la Vicegobernación si Lucía Corpacci intenta acceder a una banca del Congreso de la Nación, como senadora (¿candidata testimonial?).

Aunque, por el momento no hay certeza sobre su jugada política de junio, todo indica que será Corpacci la candidata a la senaduría del Frente Justicialista para la Victoria el 28 de junio próximo. Ya revelaron algunas fuentes del kirchnerismo local, que ese cargo no será puesto en discusión.

Si bien, por ahora sólo existen especulaciones, en los despachos peronistas de la Legislatura uno de los temas que más se habla es de la "rifa" del espacio institucional más relevante que maneja actualmente el Peronismo en la provincia. Es que la conquista de la presidencia del Senado, implicó un gran esfuerzo para una gran parte de la familia peronista que tuvo que acatar la consumación de un acuerdo con el FCyS en 2007. A partir de ese hecho, muchos peronistas volvieron a la política y pese a las diferencias internas, se había obtenido un espacio político significante y la posibilidad laboral a través de puestos de trabajo en ese ámbito.

Comentá la nota