Preocupa en el Ejecutivo una «escalada» de reclamos

El punto de inflexión fue la protesta de desocupados en las puertas del edificio municipal. «No puede ser que, porque el Municipio no pueda dar un subsidio de tres mil pesos a los desocupados, como pretenden estas personas, los vecinos no puedan transitar libremente o vean afectado su normal vivir», se quejó el secretario Pablo Blanco.
RIO GRANDE.- El Ejecutivo municipal salió ayer a plantear su preocupación ante lo que consideró una verdadera «escalada» de reclamos hacia la institución comunal, desde sectores que realizan planteos como el grupo de desocupados que se encuentra cortando la circulación frente al edificio municipal.

Los secretarios Pablo Blanco, de Gobierno; y Gustavo Melella, de Producción, indicaron que en éste reclamo en particular existe un móvil político, ya que han manifestado, a través de la impresión de panfletos, temas como el pago escalonado de salarios a los empleados públicos provinciales, ley tarifaria y que no son escuchados por el Jefe comunal.

«Qué tiene que ver el intendente Martín que el Gobierno de la provincia pague el sueldo en cuotas o la discusión en la Legislatura sobre la ley tarifaria que afecta a pequeños y medianos comerciantes; por qué instalan este reclamo frente al Municipio para que el Intendente los escuche, cuando el Intendente los escucha a través de sus funcionarios», se preguntó Blanco.

En este sentido recordó que tanto él como sus pares, Gustavo Melella y Silvia Rosso, «los hemos recibido, hemos escuchado sus planteos y hemos atendido a sus requerimientos y necesidades esenciales, dentro de nuestras posibilidades, pero el Municipio no está en condiciones de dar trabajo a todo el mundo ni es su función crear planes de empleo para servicios que ya se están prestando, como el barrido y la limpieza de la ciudad porque esto ya está concesionado».

En este sentido, el funcionario expuso la preocupación en este tipo de reclamos que se han puesto de manifiesto en el profundo crecimiento en la asistencia social, como la entrega de módulos alimentarios o subsidios.

Blanco también reveló que gremios en conflicto fueron a pedir asistencia social para mantener activos los piquetes en sus conflictos sindicales. «Más allá de lo justo o no del reclamo, el Municipio no puede salir a apoyar conflictos gremiales porque no corresponde bajo ningún punto de vista», señaló el funcionario.

Un día conformes, al otro una carpa

«No puede ser que porque el Municipio no pueda dar un subsidio de tres mil pesos a los desocupados, como pretenden estas personas, los vecinos no puedan transitar libremente o vean afectado su normal vivir», se quejó el funcionario.

El Secretario de Gobierno también trajo a colación que cuando se atendió a este grupo de desocupados, el Municipio se ofreció a atender los casos sociales más acuciantes con el mismo tipo de asistencia que se le brinda a cualquier vecino, incluso se habló de tratar de insertarlos en el sector privado cuando las condiciones se vayan dando.

«Ellos se fueron conformes, pero resulta que al otro día vienen e instalan una carpa frente al Municipio pretendiendo que les resuelvan un problema que no está a nuestro alcance», dijo.

Comentá la nota