Preocupa a los diputados la demora de los fondos nacionales para Tartagal.

Diputados provinciales manifestaron ayer su preocupación ante las demoras en la llegada de los fondos nacionales anunciados por la presidenta de la Nación, Cristina Fernandez de Kirchner, para paliar la situación en Tartagal.
Fue luego de una reunión que mantuvieron con el secretario de Obras Públicas, Juan Carlos Galarza, el director de Vialidad, Gerardo Villalba, y la presidenta del Instituto provincial de Vivienda (IPV), Adriana Krumpholz, para analizar el avance de las inversiones en la ciudad afectada por el alud.

Al término del encuentro, la presidenta de la comisión de Obras Públicas, Adriana Pérez, relató que, hasta el momento, las obras en materia de refacción de viviendas han sido encaradas con fondos provinciales, y que “por cuestiones burocráticas” todavía no se han liberado los fondos para las 600 viviendas comprometidas por Nación.

Además, explicó que las autoridades provinciales todavía no tienen en claro si la inversión nacional en materia de infraestructura hídrica consistirá en completar la segunda etapa de la canalización del río Tartagal, que estaba inconclusa cuando ocurrió el alud, o si serán obras extras.

Además, expresó su preocupación por la falta de estudios sobre las obras que podrían realizarse sobre la cuenca alta del río.

Sin embargo, Pérez se mostró satisfecha con el anuncio oficial de que se invertirán un millón y medio de pesos en un sistema de monitoreo aguas arriba del río Tartagal para el alerta temprana ante eventuales crecidas del cauce.

Bronca

Cerca de 700 vecinos de Tartagal se manifestaron antes de anoche para solicitar a las autoridades “soluciones inmediatas” para los afectados por el alud. Los manifestantes mostraron su bronca ante la falta de respuestas oficiales, pidieron que se investigara por qué no se llegaron a cumplimentar las obras de canalización del río, y cuestionaron la interna política entre el gobernador, Juan Manuel Urtubey, y el vicegobernador, Andrés Zottos, en medio de la tragedia. “Es una vergüenza que nuestros representantes no estén acá”, dijo una vecina.

Por su parte, el secretario de Gobierno de la Municipalidad de Tartagal, Roberto Avellaneda, dijo a Nuevo Diario que “es imposible reconstruir la ciudad en 30 días” y atribuyó la manifestación a la “ansiedad” de la gente.

Comentá la nota