Preocupa la demora para reubicar a las familias de toma Confluencia

Desde la Defensoría del Pueblo de Neuquén cuestionaron la falta de compromiso de Provincia y Municipio. Habrá una reunión entre las partes.
La Defensoría del Pueblo de esta ciudad manifestó su preocupación por la dilación que existe para reubicar con celeridad a las 91 familias que ocupan el predio ubicado en Obrero Argentino y Boerr.

El defensor del pueblo, Juan José Dutto, advirtió que las últimas reuniones fracasaron porque algunas autoridades municipales y provinciales convocadas no asistieron. “Las personas que se tienen que hacer cargo no lo están haciendo ni están participando”, sostuvo Andrés Poblete, en representación de las familias que serán reubicadas.

Dutto agregó que los trabajos previos a la reubicación sobre un predio localizado en Paimún y Boerr están muy demorados. “Tenemos miedo de retrotraernos a tiempos no deseados. La dilación y la inoperatividad del municipio y el gobierno provincial pone en riesgo lo mucho que se ha hecho hasta el momento a favor de la paz social”, sostuvo.

Comentó que la demora tensiona el vínculo social que establecieron las partes para generar consenso y resolver el problema con celeridad. También manifestó su preocupación y enfatizó la necesidad de mejorar la relación para resolver conflictos presentes y futuros que exceden a la vivienda.

Reunión

El defensor del pueblo informó que ayer se volvieron a reunir y que en la oportunidad determinaron realizar hoy una nueva reunión para fijar responsabilidades y agilizar los trabajos que quedan por delante para reubicar a las familias de la toma Confluencia.

El encuentro se realizará sobre el predio donde serán reubicados las familias y convocará a representantes del Ente Provincial de Agua y Saneamiento (EPAS), la subsecretaria provincial de Derechos Humanos, al Ministerio de Gobierno, Educación y Cultura, y la Defensoría del Pueblo.

Dutto expresó que también asistirán representantes de la Agencia de Desarrollo Urbano Sustentable (ADUS), la subsecretaría municipal de Vivienda y Tierras Fiscales, la secretaria de Obras Públicas municipal, la CGT, productores de la zona Confluencia y ocupantes de la toma.

De esta manera, se espera determinar pautas claras de trabajo y acelerar los tiempos, porque hasta ahora sólo se realizó movimiento de suelo, después de tres meses de diálogo y reuniones semanales entre las partes.

Poblete advirtió que aún no se cercó ni mensuró el predio y que el estado de situación preocupa mucho porque se teme una ocupación. “El predio está en riesgo”, afirmó, a lo que Dutto acotó: “El operativo de trabajo se tiene que hacer de forma coordinada para evitar males mayores”.

Acuerdo

Según la rúbrica, Provincia y Municipio debe facilitar el cercado perimetral del nuevo predio ubicado sobre calles Paimún y Boerr, a unos 200 metros de la planta Tronador.

En tanto, el EPAS tiene que ejecutar obras por un monto que supera los 7 millones de pesos para mitigar el impacto que produce en la zona y ofrecer garantías de habitabilidad.

La comuna, además, se comprometió a realizar los trabajos de limpieza y movimiento de suelos, y mensura de los lotes. Mientras, los ocupantes permanecerían la toma y a la CGT -propietaria de un sector sobre la toma Confluencia- le correspondía instalar una casilla sobre el predio ocupado para mantener la seguridad.

También se comprometió a ofrecer trabajo para dos personas que se desempeñarán allí como serenos. Una vez colocada la casilla, el gremio acercaría materiales para cercar el predio con el fin de contratar a dos personas más con conocimientos de soldadura, los cuales iban a trabajar en la construcción del cercado perimetral del lote.

Este acuerdo fue el que sellaron las partes involucradas en el conflicto en noviembre de 2008.

Comentá la nota