Preocupa la degradación del área ambiental de General Pueyrredon

La entidad ambientalista Bios dio la voz de alerta. Sus referentes creen que la dependencia del Enosur es un "mal lugar" para este área en una ciudad con numerosos problemas ambientales.
"El área de ambiente se disuelve en el aire" alertó la ONG Bios, recientemente, dando a conocer su preocupación por la inminente división del Ente Municipal de Vialidad, Servicios Urbanos y Gestión Ambiental (Envisuryga) en dos entes, sin que dentro de ninguno de los dos se visualizase un área ambiental.

Solamente en el Capítulo III, Artículo 20 Inciso d) de la ordenanza de creación del Emvial y del Enosur, que los concejales aprobaron en la primera sesión de febrero, se menciona como única referencia a temas ambientales que el Enosur podrá "ejecutar, proyectar y coordinar lo relativo al medio ambiente dentro de la competencia municipal".

"He mantenido conversaciones con el secretario de Obras y Servicios Públicos de la comuna Manuel Regidor, que me explicó gentilmente que aunque no esté en la ordenanza, se haría a posteriori un área ambiental en rango de dirección. Quizás por argentina, quizás por ecologista, quizás porque consulté a varios abogados, es que no termino de convencerme de que así será" expresó la referente de Bios, Silvana Buján.

Para la ambientalista "la ordenanza es perfectamente posible y aceptable en la medida que en otro espacio administrativo de la Municipalidad de General Pueyrredon aparezca un área con suficiente jerarquía funcional y política que se encargue de las cuestiones ambientales. Hoy, la ordenanza que divide al Envisur y GA faculta al ente a organizarse internamente y tiene facultades en materia de limpieza e higiene. Y muy modestamente, como se cita más arriba, en temas ambientales" consideró, apuntando que "el caso es que se necesita una definición institucional que le otorgue trascendencia al área ambiental y le reasigne un espacio importante dentro del Ejecutivo municipal". Pero del análisis exhaustivo de la norma Buján considera que "eso no se desprende".

Vale recordar que hace unos años el área ambiental tuvo en General Pueyrredon rango de subsecretaría (2001). "Tenía personal, inspectores, un sólido cuerpo de guardaparques, una oficina integrada al palacio municipal en la que permanentemente había actividad de contralor, un programa de educación ambiental extenso e intenso y proyectos que respondían a líneas tácitas, pero evidentes, de políticas ambientales".

"Desde las ONG se percibía que se estaba tratando de hacer algo" valoró Buján, actualmente también coordinadora de Renace, una red de entidades ambientalistas de todo el país.

"El área ambiental fue degradada, paradójicamente, en un planeta en el cual el tema trepa y asciende en las agendas, a golpes de presión pública o ante crisis insoslayables como aludes, intoxicaciones, agotamiento de recursos, enfermedades reaparecidas" alertó.

En la actualidad, aunque la ordenanza aún no se ha puesto en práctica, ni los guardaparques ni los inspectores del área de gestión ambiental tienen movilidad. "Tampoco hay un agrónomo que pueda fiscalizar requisitorias sobre plaguicidas. No hay horas extras que permitan sorprender al contaminador en flagrancia. No hay equipamiento para controlar residuos tóxicos ni fumigaciones" enumeró Buján. En ese contexto lamentó que "nos enteramos de la contaminación cloacal del agua bebida en barrios enteros gracias al Laboratorio Móvil de nuestra Universidad, que de manera gratuita y con la buena voluntad de los pasantes, ha develado una espantosa realidad".

"Lanzamos esta voz de alerta, porque no vemos con claridad que el Municipio tenga la decisión política de avanzar cabalmente en el desarrollo de líneas de abordaje en temas de ambiente y calidad de vida. Esta incertidumbre sobre el destino del área que debiera ser la estrella del momento, nos da una sensación de desamparo. Porque la pone en el lugar del último orejón del tarro" reflexionó, en nombre de la entidad Bios.

Bios forma parte del Consejo Asesor de Medio Ambiente del Municipio pues "este espacio manifestaba una decisión política del Ejecutivo de asumir las responsabilidades indelegables en materia ambiental y por ende aspirábamos a que el área fuese recategorizada apropiadamente, ya que los conflictos ambientales estallan en cada rincón, siendo ya insoslayables" enfatizó la referente de Bios.

Por eso, para finalizar, pidió al Ejecutivo Municipal que "ecualice sus acciones en temas ambientales con la realidad, configurando un espacio concreto y de peso político en el cual converjan las líneas temáticas hacia la mejor calidad de vida de la comunidad".

Comentá la nota