Preocupa la continuidad de docentes ad honórem en la UNMdP

A pesar del blanqueo realizado por la Secretaría de Políticas Universitarias, todavía hay docentes ad honórem desempeñándose con responsabilidades y alumnos a cargo.

Hasta el 2007 la Universidad Nacional de Mar del Plata tenía un plantel de 302 docentes ad honórem que se redujo cuando la Secretaría de Políticas Universitarias aceptó destinar presupuesto para pagar estos sueldos. En la actualidad el número de docentes ad honórem se redujo considerablemente, pero todavía sigue habiendo profesores que tienen alumnos a cargo, corrigen y dan clases, pero no cobran ni tienen cobertura social ni por accidente.

La situación, que se repite en todas las universidad del país, es una de las tantas que busca revertir la Agremiación Docente Universitaria -ADUM-, quien a través de su secretario general, Miguel Ivorra, calificó a la situación de "compleja".

En este sentido, el secretario recordó que en el 2007 los gremios llegaron a un acuerdo con la Secretaría de Políticas Universitarias, quien decidió pagar a los docentes ad honórem. Para ello, las universidades debían elevar la cantidad de cargos que tenían en esta situación para que la Secretaría otorgue los fondos necesarios. En total se destinaron 30 millones de pesos para tal fin, aunque en Mar del Plata quedaron muchos profesores sin ser incluidos en esta nómina. ¿Por qué?, porque no estaban designados por los Consejos Académicos o porque ni siquiera en las facultades sabían de su existencia ya que los docentes titulares de la cátedra no lo informaron. Esta situación, explicó Ivorra, llevó a que muchos de ellos quedaran excluidos del acuerdo nacional y hoy todavía mantengan la condición de ad honórem.

"En Mar del Plata se mandaron pocos nombres porque la mayoría están como docentes adscriptos y hay un porcentaje alto que no está designado ni por Consejo Académico ni por Consejo Superior, y quedaron afuera", comentó el secretario de ADUM quien calculó que "en Mar del Plata hubo 20 casos que ya cobraron su sueldo".

En este sentido vale destacar que en la UNMdP conviven dos categorías de profesores que no cobran sueldos: unos son ad honórem y otros los adscriptos. "El último es aquel que por voluntad quiere formarse y capacitarse para hacer docente. Esos docentes después de 1 año a 2 comienzan a concurrir todos los días, tienen alumnos a cargo y la responsabilidad del docentes que cobra su salario", dijo Ivorra. La otra categoría es "la del docente ad honórem que la universidad o la unidad académica sabe que ese lugar se necesita pero que no tiene dinero para pagar".

El tema es que "si hay muchos docentes ad honórem y un día dicen que hacen huelga y no van a trabajar, colapsa la unidad académica o la universidad, entonces lo que debiera ser una excepción se convierte en regla".

En este marco es que surge el problema que deja afuera a muchos docentes que no entraron en el acuerdo y que "ahora están en una situación difícil".

Consultado acerca de los responsables de esta situación, Ivorra consideró que "las unidades académicas como institución se deberían poner en regla". Lo mismo que "muchos titulares de cátedra que no se preocupan en designar a sus docentes adscriptos o ad honórem, entonces no existen para nadie. Y cuando llega un momento así de poder blanquearlos, nos encontramos con situaciones difíciles porque todos quieren salir corriendo a anotarlos pero ya es tarde porque es necesario como mínimo una antigüedad de un año".

Comentá la nota