Preocupa calidad de las aguas del Nahuel Huapi

Magdalena Odarda aseguró que en el Congreso de la Nación instalará la problemática de la sanidad de las cuencas del Lago Nahuel Huapi y de los ríos Limay, Neuquén y Río Negro.
La candidata a Diputada Nacional por el ARI-CC, Magdalena Odarda, trabajará en el Congreso Nacional abordando la problemática de la sanidad de las cuencas hidrográficas de modo de garantizar la preservación de este recurso que actualmente padece altísimos y preocupantes índices de contaminación debido a la descarga de efluentes industriales, la contaminación por residuos cloacales sin tratamiento, y el avanzado proceso de eutrofización de la aguas.

En su labor parlamentaria en Río Negro, Odarda ha enviado pedidos de informes al Departamento Provincial de Aguas por la contaminación del Lago Nahuel Huapi y también junto a Alicia Mier y al concejal de Viedma del ARI, Ariel Gallinger, presentaron un recurso de amparo como consecuencia del vertido directo de las cloacas al río Negro para que se ponga en marcha un plan de saneamiento.

También ha presentado proyectos requiriendo la intervención de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas del río Limay, Neuquén y Río Negro –AIC- como organismo responsable en administrar, usar, controlar y canalizar la financiación de las obras que garanticen, con absoluta prioridad, la preservación ambiental de la cuenca que conforman el lago Nahuel Huapi y los ríos citados.

Los índices de contaminación son alarmantes a lo largo de la cuenca desde la cordillera al mar y en sus costas conviven, aproximadamente, un millón de personas empleando sus aguas y desarrollando sus actividades económicas, indicó la parlamentaria, Magdalena Odarda.

Una legislación nacional que siente las bases para la protección del agua como bien necesario para la vida y derecho de todos los ciudadanos, será un principio muy oportuno para la creación de parámetros de sanidad más estrictos. Asimismo, la prohibición de asentamientos industriales que no cumplan con normas rigurosas de tratamiento de efluentes; la aplicación de sanciones y penalidades acordes al delito de contaminación; la obligación en cada ciudad de contar con plantas de tratamientos de residuos cloacales con el correspondiente control de los efluentes y capacidad receptora adecuada, son medidas indispensables, señaló Odarda.

Toda legislación que tenga el carácter de prevenir los daños ambientales, será más conveniente que la reparación ambiental de los ríos y lagos a través de empréstitos millonarios del Banco Mundial o del BID. El oneroso costo de estos daños, los perjuicios en la salud general y el potencial riesgo en las economías regionales, deben ser evitados con una legislación restrictiva que definitivamente evite la contaminación de las cuencas hidrográficas, es un tema al cual no se le puede restar importancia y el Congreso De la Nación, es esa instancia donde tendré el compromiso de legislar para buscar soluciones a esto, indicó Odarda.

Comentá la nota