Preocupa el bono a proveedores

Pequeñas y medianas empresas de la construcción alertaron que podría haber una ola de despidos y cierre de empresas debido a la paralización de la obra pública en la provincia de Buenos Aires. Rechazan la posibilidad de que se les pague con un bono a 2 años
El gobierno provincial estaría avanzado en la emisión de un bono para cancelar parte de la abultada deuda que la administración bonaerense tiene con sus proveedores. La medida ya genera una fuerte resistencia, especialmente en las pymes de la construcción que son contratistas del Estado.

Ayer, dirigentes empresarios realizaron una fuerte advertencia por la posibilidad de que se desencadene una ola de despidos y cierre de compañías, como así también "la paralización total de la obra pública en territorio bonaerense, derivada de la falta de pagos de la obra pública por parte del gobierno provincial, que en algunos casos suman atrasos de un año". Así lo confirmaron desde la Federación de Pymes de la Construcción (Fepycon) y Apymeco (Asociación Pymes de la construcción), entidades que nuclean a pequeñas y medianas empresas del sector que pertenecen a la provincia de Buenos Aires y también a la región del Gran La Plata, y desde las cuales califican a la situación actual como de "extrema gravedad".

Según aseguraron, sólo en el territorio bonaerense el sector constructor perdió en el primer semestre del año más de 10.258 puestos de trabajo, según los últimos datos del Instiuto de Estadística y Registro de la Industria de la Construcción.

Para los presidentes de ambas instituciones, Gustavo Marín (Fepycon) y Jorge Del Río (Apymeco), la idea que está estudiando en el ministerio de Economía bonaerense es pagar las deudas de obra pública con un bono a dos años, lo que significaría para las pymes "ir a la quiebra", como así también "un corte total en la cadena de pagos y los inevitables despidos ante la imposibilidad de que las pequeñas compañías constructoras puedan seguir funcionando".

"Las pymes son las principales generadoras de trabajo y con esta realidad muchas se van a fundir. Parece una vuelta a 2001, cuando no había forma de cobrar los trabajos", advirtieron los dirigentes empresarios.

En territorio bonaerense, la construcción tiene un poderoso efecto multiplicador a través de la demanda de insumos; cada $ 100 invertidos en construcción, se inducen según la matriz de insumo de productos demandas adicionales por un 80%, es decir, por $ 80 en el resto de la economía. Además, señalan la importancia de la obra pública en la mejora de cuestiones estructurales de la economía y en la vida de la gente, como las obras de agua, cloacas, caminos, escuelas y hospitales por nombrar sólo a algunas, y remarcan que estos emprendimientos esenciales para el progreso económico de la sociedad quedarían sin fondos para seguir adelante.

Los dirigentes empresarios de Fepycon y Apymeco esperan una convocatoria del gobierno provincial para discutir los problemas del sector y salir de esta profunda crisis en

la que están inmersas las empresas.

La provincia de Buenos Aires cuenta con empresas constructoras, de las cuales el 90% son pymes. "El daño es irreversible en algunas pymes constructoras cuando para un certificado de obra existen atrasos de 120, 150, 180 y hasta 365 días desde el momento de realizada la inversión", explicaron Marín y Del Río.

Comentá la nota