Preocupa a Bogotá el comercio con Caracas

Temen que caiga cerca de un 10%
BOGOTA.- La escalada de tensión entre Colombia y Venezuela, que ayer congeló las relaciones diplomáticas y comerciales con Bogotá, profundizó la preocupación de empresarios colombianos, que tienen a Caracas como su segundo socio comercial después de Estados Unidos.

El malestar de los exportadores y de las autoridades económicas de Colombia se debe a que, sólo de enero a mayo, las exportaciones totales fueron de 12.682 millones de dólares. El 33,2% de ellas fueron a Estados Unidos y el 17,7%, a Venezuela, según datos oficiales.

Ahora, ante la renovada tensión bilateral, los empresarios estiman que el intercambio caería un 10%, es decir, unos 700 millones de dólares. Colombia, además, mantiene otro frente de conflicto con Ecuador, tercer destino de las exportaciones colombianas.

El gobierno ecuatoriano amenazó con retirarse de la Comunidad Andina de Naciones (CAN) si el organismo regional lo obliga a cancelar un alza de aranceles a los productos colombianos.

A pesar de que algunos exportadores colombianos mostraron su preocupación, expertos del sector minimizaron las amenazas de Hugo Chávez, que en el pasado también había anunciado el congelamiento de relaciones sin que esa medida se tradujera en un cierre del comercio bilateral

"Nos preocupa mucho esta explosión verbal del señor Chávez", expresó Iván Amaya, presidente de la Asociación Colombiana de Productos Textiles, que sostuvo que Venezuela se convirtió en el mayor comprador del sector.

Tulio Zuluaga, del gremio de autopartes, dijo que la decisión de Chávez "afectará muchísimo" al sector, que exporta 1300 millones de dólares al año a Venezuela y en 2009 sólo vendió 150 millones.

El intercambio comercial entre Venezuela y Colombia creció un 600% desde la llegada de Chávez al poder. Los analistas consideran que la actual crisis es propicia para reimpulsar en Washington la aprobación de un tratado de libre comercio (TLC) negociado con Bogotá. El Congreso estadounidense se abstiene de ratificar ese acuerdo porque argumenta que el gobierno colombiano no hace lo suficiente para frenar los asesinatos de sindicalistas.

Chávez anunció anteayer el retiro de su embajador en Bogotá y el congelamiento de las importaciones de Colombia, molesto por las denuncias colombianas de que su gobierno habría facilitado lanzacohetes AT-4 -comprados por Venezuela a Suecia- a las FARC.

La relación se deterioro la semana pasada tras el anuncio de Colombia de que negocia un acuerdo con Estados Unidos para permitirle a Washington el uso de bases militares colombianas, iniciativa que Chávez y Rafael Correa consideran una amenaza a la seguridad de sus países.

Comentá la nota