Preocupa al Banco Central la creciente morosidad en la cartera de los bancos

Con la misión de relevar los datos más íntimos de los balances de los bancos, la gente del Central ha puesto el foco en el nivel de mora y su posible impacto en la solvencia
En Argentina también se consiguen. Hablamos de los "test de estrés", los mismos que Tim Geithner –el batiamigo de Bernanke– hiciera famoso al evaluar el patrimonio de los grupos financieros en EE.UU.

En su versión criolla, el BCRA que conduce Martín Redrado se encuentra abocado a analizar a una decena de bancos locales grandes y chicos. Buscan reforzar la idea de que todo está en orden en los balances de las entidades y que los títulos públicos que muchos guardan como inversión –y que están valuados a valor técnico– bien podrían soportar la valuación de mercado incluso a precios inferiores a los de 2008 sin afectar el vigor crediticio.

A la vez, y en forma creciente, el foco está puesto ahora en el debilitamiento del negocio de la intermediación financiera. Para ser más precisos, preocupan los crecientes niveles de morosidad que se registra en las entidades locales.

Cambio de foco

"Esto dista mucho de ser una situación compleja, pero sin duda merece nuestra atención", le dijeron a El Cronista fuentes del Central. "Lo que empezó hace dos meses como una serie pruebas de estrés en relación a la tenencia de títulos públicos, ahora ha pasado a ser un análisis integral de cualquier factor que pueda afectar la solvencia de los bancos, el más importante, la morosidad", señalaron en el Central.

En su último informe sobre bancos –que analizaba el primer trimestre del año–, el BCRA indicó que la tasa de morosidad que enfrentaba el sector bancario argentino era del 3%, menor a los niveles de la región y al el promedio histórico.

Señaló que se verificaba "cierta materialización del riesgo de crédito de las familias y de las empresas" y que "la moderación en el aumento del volumen de operaciones, conjuntamente con el gradual deterioro de la calidad de la cartera de financiaciones está reduciendo la rentabilidad del sector".

En esta línea, el equipo de Martín Redrado advirtió que la irregularidad que perciben las entidades en el crédito destinado al consumo (personales y tarjetas de crédito) había crecido a 5,7% y para familias, a 5%.

La profundización de este escenario habría movilizado a el BCRA a activar su análisis pormenorizado.

No pagarás dividendos

Hace algunas semanas, la autoridad monetaria demoró en forma intencionada los planes de distintos bancos privados de pagar dividendos y lo condicionó a un riguroso análisis que, creen en el sector, ha tomado más tiempo que el habitual.

Si bien en el BCRA se negaron a hablar de plazos ("cuando esté listo se sabrá") recalcaron que es necesario tener plena seguridad de que ningún banco necesite un salvataje o una inyección de capital antes de permitir el pago a los accionistas.

Señalaron además que "es probable que haya alguna entidad que finalmente no pueda pagar, aunque a cada una corresponderá una decisión particular". Están en juego alrededor de $ 420 millones pertenecientes a los resultados corporativos de 2008. Entre las entidades afectadas figuran el Banco Macro, Francés, Patagonia, Santander Río y Piano. A la vez, sostuvieron que hay en análisis otras entidades de menor porte.

Comentá la nota