Preocupa el alto índice de alumnos desaprobados.

El inspector jefe distrital, profesor Raúl Angelucci, dijo que el tema debe ser abordado no solamente desde las escuelas, sino también desde la familia y la comunidad.
El 30 por ciento de los alumnos secundarios estatales deben materias. Los estudiantes reconocen que esto sucede porque no estudian y desde los colegios señalan la falta de apoyo de parte de las familias.

En el caso de la ciudad autónoma de Buenos Aires, los docentes y directivos de las escuelas secundarias están preocupados por la cantidad de materias que se llevan los alumnos en los últimos años, fenómeno que se da un poco más en los colegios estatales que en los establecimientos educativos porteños.

En el caso de nuestra ciudad, el inspector jefe distrital profesor Raúl Angelucci dijo que "también existen dificultades como en el resto de la provincia de Buenos Aires, pero el replanteo de pensar si el alumnado es el que no estudia o si se deben optimizar prácticas evaluativas y pedagógicas que hacen que el alumno deje el estudio. Tanto los jóvenes como los adultos aprendemos permanentemente en contacto con diferentes situaciones que nos va presentando la vida, algunas más significativas que otras".

En declaraciones radiales formuladas ayer, Angelucci afirmó que "el contacto y aprendizaje que de esa manera nos vamos apropiando, perdura a lo largo del tiempo. La pregunta es por qué algunas enseñanzas que se dan en las escuelas, no son aprendidas por los alumnos".

Ante este cuestionamien-to, el funcionario educativo consideró necesaria la "revisión de algunas propuestas didácticas y contenidos que se abordan en la escuela pero que no generan el impacto necesario en los alumnos, como para que éstos les signifiquen algo a ellos, le den sentido y se apropien así de esos nuevos aprendizajes para poder utilizarlos a lo largo de la vida".

Rol de la familia

y la comunidad

Durante su análisis, el profesor Angelucci señaló que "los jóvenes son un reflejo de la sociedad, de los adultos. No podemos esperar ni más ni menos que el fruto de las enseñanzas que fuimos dando a lo largo de la vida".

Para el profesor Angelucci cuando existen familias que no se ocupan de sus hijos (aclarando que no hacía referencia a ningún sector socioeconómico y cultural en particular, sino en general, porque ese fenómeno se registra en todas las situaciones educativas) "es difícil encontrar alumnos que hayan construido su autonomía e independencia y por ende se comprometan con el momento que les toca vivir, que es el de estudiantes".

Reconoció que existen altos índices de alumnos desaprobados como también de alumnos que no se presentan en mesas de exámenes, por lo cual opinó que son temas a trabajar tanto desde las instituciones educativas, como ya se está haciendo, pero también desde la comunidad toda, desde la familia y desde las autoridades gubernamentales relacionadas con la educación "para revertir entre todos el estado actual", expresó el inspector jefe distrital de educación.

Sostuvo que existen materias en particular, donde un número importante de alumnos que debían presentarse en las mesas de diciembre, no lo hizo el 90 por ciento, pasando directamente a marzo, cuando se vuelve a reiterar la situación "y muchas veces, hasta decide repetir", expresó.

Sin embargo, consideró que "no debemos cargar las tintas hacia los estudiantes, sino creo que debemos revisar algunas cuestiones entre los adultos, como también desde las instituciones, la familia y la comunidad toda, porque los jóvenes no son más que el reflejo nuestro", insistió.

Comentá la nota