Premios y castigos en la city: bancos les quitan los descuentos a clientes morosos

La irregularidad en tarjetas de crédito y préstamos al consumo pasó del 4% al 5,7% en un año. Este aumento ya encendió una luz de alerta en las entidades financieras y en las compañías emisoras de plásticos, y las ha llevado a desarrollar sistemas más estrictos para perseguir a los clientes que no pagan. Incluso los gerentes de riesgo salen hoy a cobrar las deudas atrasadas
La caída de la actividad económica y la inflación han minado el poder adquisitivo de la mayoría de los argentinos, que por estos días se ajustan el cinturón para llegar a fin de mes. En este escenario, pagar el resumen de la tarjeta de crédito se hace cada vez más difícil y esto ya se está notando en el nivel de morosidad que manejan los bancos. El crecimiento de la mora ha encendido una luz amarilla en las entidades y las ha llevado a desarrollar nuevos y cada vez más estrictos sistemas para perseguir a los clientes morosos.

En el último mes, por ejemplo, algunos bancos han decidido castigar a quienes se atrasen en el pago del resumen de la tarjeta quitándoles el acceso a los descuentos, las cuotas sin interés y otros beneficios de ese tipo. Esta medida –que no se ha aplicado de manera generalizada en todo el sistema– se suma a otras del estilo que tienen como objetivo reforzar la gestión de cobranzas de las entidades.

"La gente considera que una promoción es un derecho adquirido. Sin embargo, a una persona que no cumple con sus obligaciones con el banco no hay porqué premiarla con un beneficio", indicaron desde una importante entidad privada. Lo que se hace es, una vez que se detectó que el cliente bancario se ha atrasado en el pago del resumen, inhabilitarlo para acceder a las promociones y descuentos. Para ello, se usa un nuevo software diseñado especialmente.

Con esta medida, lo que se intenta es prevenir que el cliente caiga en un impago. "Antes, al usuario moroso se le inhabilitaba la tarjeta a los 90 días de atraso. Ahora se pueden tomar medidas desde la primera semana de atraso", agregaron.

Cobradores al acecho

Y esto no es lo único que están haciendo los bancos para intimar a los clientes a pagar sus deudas en tiempo y forma. Según datos del sector, los impagos de tarjetas de crédito pasaron de representar el 4% de la cartera total en marzo del año pasado a ubicarse cerca del 6% en la actualidad. El crecimiento de la morosidad se aceleró en el último trimestre de 2008 y en los primeros dos meses de este año, épocas en que la situación económica se volvió más incierta en el país. De todos modos, desde las entidades financieras coinciden en que la mora aún está controlada y sigue siendo baja en términos históricos. "No hay que olvidar que en 2001 la cartera irregular de las tarjetas llegaba al 30%", indicaron desde una de las principales empresas emisoras.

Sin embargo, un rasgo común entre lo que ocurría en 2001 y la actualidad es que tanto entonces como ahora las entidades se vieron obligadas a reforzar su gestión de cobranzas. "En ese entonces se llegaba a dar de baja a 200 vendedores para que pasaran a ser cobradores. Hoy la situación tiene una magnitud mucho menor, pero es cierto que estamos agudizando la gestión de cobranzas para tratar de minimizar las pérdidas por mora", aseguraron.

Así, si antes una entidad estaba dispuesta a darle $ 3.000 de límite a un cliente, ahora le da $ 2.000. Y si el consumidor se atrasa más de 15 días en el pago de su tarjeta comienzan a llamarlo por teléfono para "recordarle" que pague. "Se está tomando medidas que hace 15 años no se tomaban. Si el monto a cobrar es grande es el mismo gerente de riesgo quien contacta al cliente", indicó una de las principales entidades del sector.

De todos modos, los expertos coinciden que estas acciones tienen sobre todo un carácter preventivo. "Lo que se quiere hacer es minimizar las pérdidas que puede traer el aumento de la mora este año", indicaron. En Estados Unidos, por ejemplo, el crecimiento de la cartera irregular le está trayendo cada vez más problemas a entidades como American Express o Citigroup. Allí la mora ya está arañando el 10% y, según los expertos, niveles en que la morosidad comienza a ser preocupante. "Por ahora, nada de eso ocurre en el mercado local, en donde la situación todavía está controlada. En la Argentina, un escenario de 7% u 8% de morosidad está dentro del promedio histórico para épocas tranquilas", explicó un analista bancario, que prefirió no ser nombrado. "Veníamos de niveles de morosidad muy bajos, y es natural que cuando las carteras crediticias maduran muestren un aumento en los pagos atrasados", agregó.

Comentá la nota