Prellezo sigue tras las rejas hasta 2017

Prellezo sigue tras las rejas hasta 2017
La Cámara de Casación bonaerense rechazó por falta de solidez el pedido de excarcelación presentado por la defensa del ex policía, quien comandó el operativo del secuestro y asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas.
La Cámara de Casación bonaerense confirmó ayer la reclusión perpetua del ex oficial de la policía de la provincia de Buenos Aires Gustavo Prellezo, quien fuera jefe de la operación del secuestro y asesinato del fotógrafo José Luis Cabezas. Prellezo llevó hasta Pinamar a los cuatro ladrones platenses conocidos como Los Horneros, dio las instrucciones en el momento del secuestro, disparó uno de los dos tiros en la nuca del periodista y después trajo de regreso, en su propio auto, a la banda que participó del crimen. Como la pena es de reclusión perpetua, no rige la llamada ley del dos por uno, lo que significa que Prellezo recién tendrá oportunidad de conseguir la libertad condicional cuando haya cumplido veinte años en prisión, o sea en 2017.

A Prellezo le habían rechazado en su momento un recurso por haberlo presentado fuera de término, pero la Corte provincial le ordenó a Casación que se pronuncie sobre el fondo de la acusación contra el ex policía. Ayer, la Sala I de ese tribunal sostuvo que el recurso es insuficiente, lo que significa que de-sestimó los argumentos por falta de solidez.

En la apelación, el abogado de Prellezo afirmó que los testimonios que incriminaban al ex oficial eran contradictorios, sobre todo tomando en cuenta lo que declararon los cuatro horneros con respecto al momento del asesinato. A Cabezas lo secuestraron frente al edificio en el que vivía, en Pinamar, lo llevaron hasta una cava en las afueras, lugar en el que le pegaron dos tiros en la nuca y luego quemaron el auto en el que estaba, con el cuerpo adentro. La Cámara de Casación afirmó que las contradicciones fueron menores –"se debieron a los distintos lugares" desde los cuales participaron o vieron las cosas los integrantes del grupo de Los Hornos– y no cambiaban en nada la situación de Prellezo.

El otro argumento usado por la defensa de Prellezo es que el tribunal que lo condenó no estaba facultado para intervenir en el caso. Desde su óptica, se trató de un caso de secuestro y, por lo tanto, debía haber quedado en manos de los tribunales federales. En este terreno, la Cámara de Casación sostuvo que esto no fue pedido en su oportunidad y, por lo tanto, no podía ser una razón a invocar casi diez años después del juicio.

El abogado del ex policía marcó también un dato adicional. Transcribió un diálogo entre dos de los jueces del tribunal oral:

–¿Vos entendés lo que dice? –le preguntó un magistrado al otro.

–No, no entiendo nada –fue la respuesta.

Sobre esa base, la defensa argumentó que Prellezo no fue escuchado como correspondía durante el juicio. Esto también fue desestimado por Casación, señalando que el abogado del policía no señaló siquiera qué es lo que no habían entendido los jueces y, además, el fallo de ayer mencionó que, aunque los magistrados no hubieran entendido alguna frase de Prellezo, eso no significaba la existencia de falta de comprensión del conjunto de su declaración.

La casi totalidad de los imputados por el asesinato del fotógrafo de Noticias están excarcelados. Gregorio Ríos, jefe de la custodia de Alfredo Yabrán y considerado instigador del homicidio, ya está en su casa y lo mismo ocurre con otros dos policías que participaron de la operación, Aníbal Luna y Sergio Camaratta. En cambio, sigue preso el ex jefe de la policía de Pinamar Alberto "la Liebre" Gómez, quien fue juzgado mucho después, en 2002, y condenado a perpetua por liberar la zona para el secuestro y asesinato del periodista.

De los ladrones del barrio de Los Hornos, uno, Miguel Retana, murió en la cárcel. Los otros fueron excarcelados por la ley del dos por uno.

Tal vez el dato más relevante, de aquí en adelante, es que la Corte Suprema de la Nación se va a expedir sobre el caso Cabezas. El máximo tribunal rechazó todos los recursos de los imputados, salvo uno: el que presentó Jorge Sandro, defensor de Ríos. Esto significa que habrá un pronunciamiento. Es casi seguro que no se producirá este año, pero es más que probable que en 2010 haya un fallo de la Corte sobre el asesinato del periodista.

Comentá la nota