Una pregunta pensada para otras batallas

Por Hernán de Goñi

El mensaje que envió ayer Martín Redrado no estuvo dirigido al Gobierno. El desplazado titular del Banco Central buscó que la Comisión Bicameral que debe evaluar su comportamiento se defina, antes de dar escuchar su declaración, sobre un punto clave: quiere saber si lo escucharán en su carácter de presidente del organismo, o como funcionario renunciado por el Poder Ejecutivo.

Lo más probable es que los tres integrantes de ese cuerpo (el vicepresidente Julio Cobos, Alfonso Prat-Gay y Gustavo Marconato) eludan pronunciarse al respecto, ya que ese planteo tampoco había prosperado cuando fue sugerido por algunos legisladores de la oposición.

Redrado sostiene que ninguna disposición establece que debe ser separado del cargo mientras dura el trámite legislativo. Por eso reclama la derogación del decreto que Cristina Kirchner firmó para removerlo.

Aunque los legisladores no abran la boca sobre este tema, no deberían sorprenderse si Redrado les pide hoy que respondan a su pregunta. El sabe que su destino final está jugado, pero todavía tiene varias batallas legales por delante, en las que se propone probar que el incumplidor es el Gobierno por haber restringido su actividad en el Central sin un respaldo legal que lo justifique

Comentá la nota