"Prefiero ir a la guerra antes que ver el fixture".

Gallego estalló por el cronograma del Apertura: "Está bravo hasta la novena fecha, todos los clásicos de visitante...". Incluso, deslizó si no se trataba de un castigo.
No iba a hablar. No quería. Bah, tenía cara de pocos amigos... Pero se apiadó de los móviles en vivo y de la prensa que lo esperaba en el lobby del hotel durante el mediodía gris, lluvioso, muy frío y ventoso, y aflojó. Eso sí, mientras bajaba la escalera, plantó bandera: "Prefiero ir a la guerra antes que ver el fixture que me tocó...". A Gallego le cayó para el diablo la progresión de partidos que el calendario del Apertura le deparó a Independiente, y encima el clima no lo deja hacer fútbol, y los refuerzos que no llegan... Un combo. Así, decidió no esconder lo que pensaba. "Hay que pelear arriba, pero está complicado. Jugamos todos los clásicos de visitante. En la primera fecha está Newell´s, luego Estudiantes, Vélez... Es difícil, pero está hecho así. ¡Qué le vamos a hacer! La vida siempre me pone a prueba y salté varios obstáculos en mi carrera, debemos estar a la altura".

-Vos decís que te hacés fuerte en las difíciles...

-Siempre.

Y ya se mentalizó para dar batalla... Es más, en función de las paradas bravas fuera de su casa y de la malaria con la que viene el Rojo cuando no es local, Gallego avisó: "Voy a jugar de visitante según los jugadores que ponga el rival". Y, luego, hasta armó una teoría del por qué le tocó jugar así el Apertura... "El fixture está para todos igual, pero hasta la novena está bravo... Está todo bien. Ojo, a lo mejor es una penitencia porque no quise ir a algún lado. Atento a la bocha", deslizó el técnico. Y hablaba del cuadrangular en Salta para los primeros días de agosto, ante Vélez, Juventud Antoniana y Atlético Tucumán, que el entrenador se negó a disputar por la cercanía con el inicio del torneo. ¿Un castigo? "Así dicen, pero lo dicen ustedes", respondió.

Y hablando de teorías, hubo quienes pensaron que al Rojo le acomodaron los partidos para que en el Clausura juegue todos los clásicos de local en el renovado Libertadores de América y aumente sus recaudaciones. Pero otros desterraron eso en función de la continuidad del DT. "Primero tiene que pasar diciembre, ¿quién garantiza que el Tolo siga?", se escuchó. Y es cierto, su vinculo finaliza a fin de año. Aunque Gallego tiene sus planes: "No exploto más. Está toda la vida por delante y tengo que dirigir otros clubes. Me quiero ir bien, la otra vez no pude jugar la Copa y es uno de los objetivos de mi carrera".

Comentá la nota