Prefieren otro que no sea Bistoletti

La entidad rechazó que "se proponga a un magistrado en ejercicio de su función" y consideran que debe ejercer la profesión.
El Colegio de Abogados de Rosario sumó ayer sus objeciones a la nominación de Edgardo Bistoletti como Defensor del Pueblo, que hizo pública el gobernador Hermes Binner el 30 de diciembre pasado. "Que rechaza que se proponga para ese cargo a un magistrado (el propuesto u otro) en ejercicio de su función", expresó el comunicado del Colegio, si bien su presidente, Arturo Araujo, señaló luego que reconocen que el sistema de elección propuesto por el gobierno provincial es "un avance" y saludó también que el elegido haya sido un abogado, aunque creen que un juez "no es el perfil adecuado". En cambio, los profesionales entienden que es "primordial designar para el cargo a un abogado en ejercicio activo de su profesión, ya que, por su habitual rol de asesor y representante de parte en el proceso judicial, está mejor preparado para asumir la defensa de los derechos e intereses que la Constitución de la Provincia somete a su cuidado".

Araujo subrayó que la objeción del Colegio no significa una valoración de Bistoletti. El mismo comunicado lo indica. "Sin que esto constituya una evaluación sobre la investidura, integridad moral ni la capacidad profesional de la persona propuesta", dice el texto que los abogados hicieron público.

En tren del perfil que considera adecuado, la comisión directiva del Colegio señaló: "Más deseable aún sería que este abogado contara con sólidos antecedentes en materia de derecho constitucional, administrativo y clara vocación en la defensa de derechos humanos y de incidencia colectiva".

Para los profesionales, está claro que "mientras los jueces deben cumplir su elevado cometido de hacer justicia poniéndose por encima de los intereses particulares, el abogado debe asumirlos como si fueran propios". Y por eso, creen que "la imagen de la Justicia ciega se contrapone así a la del defensor con los ojos bien abiertos, que resulta imprescindible para asumir la representación popular ante el Estado, las corporaciones y los particulares".

La propuesta de Bistoletti como Defensor del Pueblo generó una andanada de críticas de distintos sectores, incluso de aliados del Partido Socialista en el Frente Progresista, como el ex diputado provincial Carlos Favario, del Partido Demócrata Progresista. El juez correccional tuvo en sus manos casos resonantes, como el de Sebastián Pira, el joven de 17 años que atropelló a dos chicas en Oroño y Salta; y la desaparición de Bruno Gentiletti. También le tocó intervenir en la causa para establecer responsabilidades sobre el derrumbe de los muelles del Parque de España.

Además, Binner estableció un mecanismo de consulta a organizaciones no gubernamentales sobre los postulados a ocupar el cargo, que hasta ahora había sido cubierto por designaciones políticas. "Nos parece acertada la decisión del gobernador de convocar a la ciudadanía y a las entidades intermedias a opinar sobre la designación", puntualizó Araujo, quien afirmó también que "es un gran avance, y también es muy positivo que políticos y otras entidades se estén expidiendo al respecto, esto hace al juego demócratico".

Para Araujo, sería mucho mejor que el candidato elegido para ocupar la Defensoría del Pueblo "esté en la profesión activa, en la defensa y en la asistencia de los derechos de los justiciables, de la ciudadanía y demás, que tenga una vivencia cotidiana de lo que es el punto de vista del contribuyente y del ciudadano, y no del magistrado, que es distinto". Al mismo tiempo, el Colegio recordó que brega para que "los diferentes servicios jurídicos que se prestan a la población sean desempeñados por abogados, que son los profesionales técnicamente idóneos para garantizar su adecuada prestación. La defensoría popular no tiene por qué ser la excepción".

Comentá la nota