Prefectura realizará operativos y se reforzarán los controle.

La Municipalidad le pidió a las autoridades de la Prefectura Naval que amplíen los patrullajes en toda Mar del Plata. La comuna seguirá garantizando dos mil litros de combustible diarios para los patrullajes.
La preocupación por la inseguridad volvió a apoderarse de los vecinos de Mar del Plata y Batán. Una conjunción de sucesos delictivos encadenados entre los últimos seis a siete días -el crimen del dueño de una ferretería el pasado sábado fue el más resonante pero no el único- dispararon ayer un nuevo pico de inquietud en diferentes barrios, con varias "asambleas" o reuniones de vecinos que se autoconvocaron para reclamar y que obligaron a las autoridades policiales y a la Municipalidad a ensayar respuestas.

Anoche, al cabo de una jornada nerviosa que ocupó buena parte del tiempo de trabajo del intendente Gustavo Pulti y sus colaboradores en el tema de la inseguridad, el secretario de gobierno de la Municipalidad Ariel Ciano contó a LA CAPITAL: "Estuve reunido a la mañana con los prefectos y acordamos que a partir de esta misma noche (por ayer) se realizarán operativos sorpresa en diferentes barrios de la ciudad donde estuvo apostada la Prefectura de manera fija. La idea es que ahora esos operativos sean rotativos o sorpresivos".

Era esta una de las exigencias de los vecinos del Puerto y de la zona sur, que durante el fin de semana y ayer retomaron las reuniones para protestar por la inseguridad y reclamar soluciones. "Actualmente -agregó Ciano- la Prefectura se desplegó hacia el oeste por la muerte del taxista, ahora la zona sur reclama la presencia de efectivos y eso es lo que se acordó durante la reunión de la mañana".

Si bien aclaró -una vez más- que la seguridad no depende de la Municipalidad, reconoció que "los recursos son pocos, no lo digo yo, lo dicen la Prefectura, la Policía".

En ese sentido detalló que la comuna paga, con dinero girado por la Nación y la provincia de Buenos Aires, "mil litros diarios de combustible para Prefectura y otros mil para la policía bonaerense; paga el alojamiento del personal de Prefectura y adquirió aparatos de teléfonos celulares y pronto se compraran cámaras de seguridad", que, en conjunto, representan el compromiso asumido oportunamente por el jefe comunal cuando se acordó desplegar el actual esquema de seguridad para General Pueyrredon.

El escenario había vuelto a parecerse al de las semanas previas a las elecciones del 28 de junio, cuando una sucesión de hechos sangrientos y la percepción de que la situación se estaba saliendo peligrosamente de control forzó una movida del intendente Pulti para exigir respuestas superadoras a la Nación tanto como a la Provincia: la gravedad de los hechos que sucedían en ese momento y la cercanía de las elecciones -con el condimento de cuánto podía pesar el malhumor de los ciudadanos a la hora de decidir en el cuarto oscuro- llevaron a las autoridades a comprometerse rápidamente en la búsqueda de soluciones para tranquilizar a los pobladores.

"Bajaron" a Mar del Plata el ministro de Seguridad y el jefe de la policía bonaerenses, así como el jefe de Gabinete y otros funcionarios nacionales para poner en marcha el operativo Prefectura (esto es, trasladar a las calles de la ciudad el poder disuasivo de esa fuerza de seguridad, hasta entonces limitada al radio interno del puerto) y un refuerzo importante en materia de móviles y personal policiales.

La idea fue saturar las calles con efectivos de seguridad a partir del arribo de 250 uniformados de la Prefectura con sus equipos, con lo que se duplicó la base de esa fuerza en General Pueyrredon. Se añadieron más móviles policiales y se aprobaron fondos para garantizar el combustible necesario para potenciar al doble el patrullaje, entre otras medidas conexas que enseguida consiguieron un primer efecto positivo: hubo mayor presencia de uniformados en barrios y zonas críticas.

Pedido y respuestas

Como fue dicho, Ciano se reunió con el jefe de la Prefectura Naval Argentina, prefecto principal Jorge Acosta y con el prefecto mayor Raúl Lesana, tras una gestión que inició el propio intendente luego de escuchar a los vecinos. "Le requerimos a las autoridades de la Prefectura que realicen operativos en toda la ciudad", puntualizó Ciano. "Justamente, la conclusión a la que se llegó es que se realizarán operativos sorpresa -así los denominan- en distintos lugares, incluyendo la parte sur de nuestra ciudad", explicó.

El funcionario comunal calificó la reunión como "muy positiva", porque toda la gente de los barrios donde justamente actuaba la Prefectura estaba requiriendo la presencia de esta fuerza de seguridad (ver página 3). "Y de esta manera, se va a cumplir con los requerimientos de los vecinos de la zona sur, de la zona oeste y de todos los sectores de Mar del Plata que estaban muy conformes con el trabajo de la fuerza", insistió.

El secretario de Gobierno aseguró que del encuentro con los prefectos quedó en claro que "se mantendrá el número de efectivos" asentados hoy en la ciudad, que son 500, ya que a los 250 originales se sumó un número igual producto del compromiso firmado en junio pasado con la Nación y la Provincia. A su vez, "lo que vamos a percibir es un nuevo despliegue con operativos rotativos y sorpresa por distintos sectores de Mar del Plata", concluyó.

Comentá la nota