Predios de Crese siguen sin habilitación municipal

Hace medio año, este medio informó que 2 de los inmuebles que la empresa de higiene urbana estatal utiliza para funcionar no habían sido homologados por el propio municipio. El presidente de la recolectora argumentó que era por incovenientes legales.
• Sin embargo, los mismos fueron solucionados hace 3 meses, cuando el Concejo Deliberante modificó el estatuto de Crese. Hoy, la base logística situada en Circunvalación y el depósito de Estación Mitre siguen violando las normativas vigentes. No es más grave que lo de Cliba, que en los últimos años, tampoco contaba con los permisos.

El 9 de marzo de este año, cuando habían pasado tres meses de la creación de Córdoba Recicla Sociedad del Estado (Crese), este medio publicó que dos de los predios utilizados por la empresa pública para su funcionamiento no habían obtenido hasta ese momento la habilitación municipal para funcionar.

Seis meses después, todo sigue igual.

Tanto la base logística situada en la avenida de Circunvalación como el depósito de Estación Mitre, ambos propiedad de la empresa Cliba (Grupo Roggio) y alquilados desde el inicio de actividades de la recolectora estatal, no están autorizados por Bomberos, y por ende, tampoco por la municipalidad.

La información es oficial. Consta en el segundo informe trimestral que los síndicos de la empresa han entregado al Departamento Ejecutivo Municipal, al Concejo Deliberante y a las propias autoridades de Crese.

"La empresa actualmente continúa sin habilitación municipal ni de bomberos, siendo ésta esencial, no sólo por la falta de cumplimiento de las normativas legales y del peligro que conlleva manejar elementos de alta combustión como gasoil y aceites, sino también por el riesgo que significa que diariamente circulen un elevado número de personas", se lee en el documento firmado por los 5 miembros de la Comisión Fiscalizadora (elegidos por el Concejo Deliberante): Gladis Díaz y Roxana Valdés (Frente Cívico), Alejandra Ferrero (UCR), Bernardo Knipscheer (PJ) y el contador Martín Gatti (giacominista).

En el artículo periodístico de marzo, el presidente de la empresa, Eduardo García, argumentó que la irregularidad se debe a que "en Sociedad Jurídicas nos observaron una cuestión de cantidad de síndicos y eso demoró la autorización del cambio de domicilio que todavía es Marcelo T. de Alvear 120; por eso es que no se pudo hacer aún la inspección municipal para que nos habiliten".

Sin embargo, la modificación estatutaria donde se incluía la designación de los síndicos suplentes fue aprobada tres meses.

El otro argumento del ex diputado socialista fue, en aquel momento, que la irregularidad se debía a que la Municipalidad aún no había instruido una inspección, y que sólo a partir de ese momento era posible comenzar a reunir los requisitos para la homologación.

Sin embargo, como Bomberos explica, el procedimiento es exactamente a la inversa: para estar en regla se necesita reunir todos los requisitos con anterioridad al inicio de actividades.

Cliba también

Según información tanto de la Municipalidad como del Departamento de Bomberos, la misma falta de la empresa Crese fue cometida durante años por la anterior prestataria, Cliba, dueña de los predios.

Al menos en los últimos cuatro años en la firma de Grupo Roggio brindó el servicio, no hay registro de habilitación.

Esto es igual de grave como lo de la empresa municipal, aunque referentes del juecismo en el Concejo Deliberante afirmaron en la última sesión del cuerpo que lo de Crese es inaceptable, por ser el propio Estado que infringe la legislación (el pasado jueves se aprobó un pedido de informe del Frente Cívico donde se solicita información sobre las habilitaciones).

Es que, en definitiva, nada indica que sea menos peor dar amnistías a privados por motivos políticos, que otorgárselas al mismo Estado por ineptitudes administrativas.

Comentá la nota