Las predicciones de fracaso del nuevo plan son exageradas

Por Claudio M. Loser, presidente del Centennial Latinoamérica y miembro del Diálgo Interamericano

Tras un complejo proceso de negociación entre la mayoría demócrata y los republicanos y conservadores demócratas, el Senado norteamericano aprobó ayer su versión del programa de estimulo promovido por el presidente Obama. Ya la Cámara de Representantes había aprobado su versión del paquete. Aunque los dos paquetes suman cerca de u$s 800.000 millones, la Cámara de Representantes, más fuertemente demócrata, aprobó un paquete que enfatiza el gasto público, ayuda a los estados y municipios y estipula menores impuestos a los contribuyentes de menores ingresos. La versión del Senado tiene un contenido muy fuerte de ayuda a empresas y a contribuyentes de ingresos medios.

La aprobación del paquete del Senado y el anuncio de un apoyo masivo al sistema financiero fueron recibidos con una fuerte caída en las cotizaciones de bolsa. La caída refleja más la preocupación por el paquete de salvataje financiero, pero también indica que el proceso de aprobación final del Congreso será contencioso y prolongado. Representantes de las dos Cámaras deberán negociar para eliminar las diferencias entre los dos paquetes, lo que requerirá un gran grado de “tire y afloje”. El presidente Obama también tendrá que intervenir para poder mantener orden en el proceso, pero su liderazgo no es absoluto. De todos modos, se aprobará un paquete en las próximas semanas, pero después de una negociación que ciertamente será teatral.

¿Permitirá el paquete de estimulo la salvación de la economía de Estados Unidos y el mundo? Esta no es una solución milagrosa, ya que tal cosa no existe en el mundo económico. Sin embargo, una inversión importante en infraestructura, la ayuda a los estados y el alivio impositivo para los sectores de menores recursos tendrán un efecto positivo sobre la demanda y el empleo.

Las predicciones de fracaso son exageradas, aunque en el proceso de diseño del paquete se agregaron escandalosos programas de escaso valor social (parques para perros) o sin impacto inmediato (desgravaciones impositivas puntuales). Además, hay aspectos proteccionistas que son de gran preocupación. Aún así, el paquete ciertamente ayudará a reducir el efecto de la seria crisis que está afectando al mundo entero.

Comentá la nota