Precisiones sobre las ciudades que recibirán basura.

El bloque de concejales de la Concertación Cívica "Junín por todos" presentará un proyecto solicitando al gobernador Daniel Scioli que se exhiba el convenio que vincula a la Provincia y la ciudad de Buenos Aires y se aclare cuales son las ciudades que van a recibir la basura del conurbano.
"Desde ya nos oponemos terminantemente a recibir basura del conurbano", destacó Pablo Petraglia.

El presidente del Concejo Deliberante recordó que "ya tuvimos el antecedente de Rafael Obligado y los amagues que hubieron en Brandsen, en donde la comunidad se movilizó. Estaremos al frente de los reclamos si no hay una respuesta clara y que tranquilice a los vecinos de Junín".

Hasta el momento, la Provincia no ha dado a conocer el destino de los nuevos rellenos sanitarios.

Se sabe que entró en vigencia el convenio entre la Ciudad y la provincia de Buenos Aires, donde el jefe de Gobierno Porteño, Mauricio Macri, se compromete a desembolsar unos $236 millones para construir dos rellenos y deshacerse de cinco toneladas de basura diarias.

Scioli mantiene bajo siete llaves la ubicación de los dos nuevos rellenos sanitarios para evitar la reacción social. En La Matanza y La Plata ya anticiparon su rechazo.

La mayoría de los municipios que quisieron instalar los rellenos, padecieron el repudio de los vecinos. Es por eso que desde el gobierno de Scioli se manejan con total hermetismo y desde agosto del año pasado, cuando fue firmado el convenio, no quieren decir en qué municipios construirán los rellenos sanitarios, si es que ya lo tienen decidido, puesto que "ya tendrían a los vecinos quejándose". Algo que nadie desea a 26 días de las elecciones legislativas.

En Ciudad Evita (partido de La Matanza) y La Plata no quieren saber nada con ser los anfitriones, puesto que los vecinos ya se han manifestado en contra de la instalación de rellenos. En ese sentido en La Plata, como en otros municipios, se ha empezado a trabajar desde el año pasado en la preselección de los residuos para que puedan ser reciclados.

En marzo de 2007, en Brandsen se produjo una movilización histórica contra el entonces gobernador Felipe Solá, que intentaba implementar la construcción de un relleno sanitario en esa localidad y casi termina trompeado por los vecinos. Es por eso que en los distritos del Conurbano "hay paranoia", como pudo saber este medio, por no saber quiénes serán los dos receptores de estas cinco toneladas diarias de basura, una condición de localía que despierta la furia de los vecinos, que en algunos casos viven alrededor de estos basurales.

El adjetivo "sanitario" no garantiza que sea fiable, como dicen desde Greenpeace y eso lo saben los jefes comunales. De hecho, el intendente de Magdalena. Fernando Carballo, se bajó del acuerdo el año pasado, dándole a la espalda a sus colegas regionales.

Comentá la nota