Los precios de los productos "premium" suben más rápido

Se destacan sobre la evolución de las denominadas segundas marcas.
Aún cuando la inflación en la canasta familiar está dando cierto respiro a los bolsillos por la retracción del consumo, los productos de marcas líderes están teniendo subas de precios más pronunciadas respecto de aquellos de segundas marcas.

Estas "dos inflaciones" en el consumo masivo se hacen evidentes en los relevamientos privados. Por ejemplo, la canasta de artículos líderes que monitorea Adelco subió en promedio un 3% en febrero, mientras que los artículos más baratos se apreciaron 1,9%. Lo mismo surgió en el relevamiento de la primera quincena de marzo de Consumidores Argentinos: el índice promedio aumentó un 1,8% en relación a febrero: las primeras marcas sufrieron las mayores alzas ( 2,7%), en cambio, las segundas marcas tuvieron una mayor dispersión. "En algunos comercios se notaron leves bajas y en otros se detectaron leves incrementos, con una suba promedio del 1%", explicó Stella Carniel, de esa asociación.

¿Por qué el comportamiento de los precios es tan dispar? .

Una razón es la inversión publicitaria que destinan las empresas a impulsar sus marcas premium y que encarecen los productos. Pero también, sucede que "las segundas marcas son más flexibles a la demanda", explica el economista Roberto Dvoskin, de la Universidad de San Andrés. "Significa que, para que la gente compre esos productos tienen que tener una diferencia importante de precio". Por otra parte, " las segundas marcas tienen menos rotación en las góndolas y los supermercados necesitan rotar el producto si o sí. Por eso, en muchos casos suelen resignar márgenes de ganancia en este tipo de mercadería".

"En el caso de las pequeñas industrias, está claro que no pueden aumentar sus productos tanto como las empresas más grandes porque no tienen volumen y les cuesta más la negociación con las cadenas de supermercados", agrega Alberto Guida, de la Cámara de Distribuidores Mayoristas. En el caso de las compañías más grandes, muchas veces la estrategia es colocar un producto de menor valor para que sea éste el que "fagocite" al premium y así se evita que aparezca otro de la competencia, confió una fuente de una importante empresa alimenticia. No obstante, la curva de aumentos en los productos reconocidos no siguieron la expectativa de las empresas productoras: "muchos productos no tienen la rentabilidad acorde con su costo de producción", señaló esta semana un comunicado de la COPAL, la cámara que nuclea a las empresas alimenticias. Desde la entidad también admitieron que "hay un desplazamiento de la demanda a las segundas marcas y a productos de menor precio". Tal vez, por eso, algunas de las grandes productoras se avinieron a incluir sus segundas marcas, en una canasta de 120 artículos que acaba de lanzar el Gobierno, que tiene rebajas en los precios del 5 al 20%.

Comentá la nota