Los precios, firmes a pesar de la demanda.

La cosecha ya casi concluye y en algunos confines sólo la melesca ralea en las viñas.
Las expectativas siguen siendo confusas -bajan el consumo interno y las exportaciones, sobre todo a granel- pero los precios se sostienen y empujan hacia arriba, nutridos por la demanda bodeguera y la drástica evidencia de la baja del volumen de cosecha.

El precio de la uva se mantiene sostenido y el de los vinos básicos se recupera. Entonces, los que ahora se apuran son los bodegueros para comprar el vino que necesitan, ya que en sus predicciones y pronósticos temen quedarse cortos. Productores y trasladistas, antes sufrían por la incertidumbre del contexto, ahora están reacios a vender y miran sobre el hombro los que les marca el mercado. Si no hay uva básica por debajo de 55 o 60 centavos, no hay blanco escurrido decente bajo la línea de los 80 centavos y en plazos breves. Según algunos operadores, las transacciones venían a buen ritmo, pero la última semana han desacelerado la vorágine, influenciadas evidentemente por las especulaciones de los nuevos dueños del "mango", de la sartén, claro.

Por estas tierras vitivinícolas, el Estado no disimula su alegría por los resultados de la ayuda oficial -con operativos de compra de uva que se implementaron los primeros días de marzo en consenso con el gobierno de San Juan-. Según, José Luis Alvarez, director del Fondo de Transformación y Crecimiento de Mendoza -organismo articulador y administrador de los operativos-, a través de créditos y compra directa se asistió ésta temporada a más de 4.000 productores. Además explicó que por la merma en los volúmenes de materia prima, estiman que no se invertirá ni la mitad de los 60 millones destinados al Operativo de compra directa de uva.

Mermas

Las preocupaciones del sector vitivinícola se vieron reflejadas el viernes pasado, cuando el INV mostró que la demanda interna cayó en el primer mes del año un 6,30% con respecto a enero de 2008. Mientras, algunos observadores pronostican que la caída en febrero pasará los 10 puntos. La consultora MRT confirma la baja de febrero también. Así, el primer bimestre cerrará un ciclo de 5 meses consecutivos de caída, que comenzó en octubre de 2008, y se va a extender hasta febrero -según los pronosticadores-.

San Juan fue la única que creció en sus despachos y aportó casi 126 mil hectolitros, un 6,43% más que enero de 2008. En cambio en Mendoza se despachó un total de 562 mil hectolitros, con una disminución del 6,82% con relación a igual mes del año pasado. Las caras largas e incertidumbre.

Sin dudas el dato que más impactó fue el derrumbe en el primer mes del año de las exportaciones de vino a granel que se retrajeron casi un 65%, -con tendencias similares para febrero y marzo-. Sin dudas Rusia y China han sido los factores desencadenantes de la baja. Según los datos que aportó el INV respecto a las exportaciones, el "granel" comenzó enero con un 52% menos que durante el mismo mes del 2008. Para colmo ésta relación de merma -opinan los expertos-, se mantiene sin variantes en el último trimestre. Por otra parte, el protagonismo que habían adquirido en los últimos años los vinos espumosos, frisantes y gasificados también sintieron el impacto de la caída y se retrajeron 40,16%, 63,62% y 61,22% respectivamente. El panorama del mosto concentrado no difiere demasiado: caída en las exportaciones del primer bimestre -más en volumen que en precios- y el cálculo de que este año las ventas al exterior rondarán las 130.000 toneladas, mucho menos que las 195.000 toneladas del año pasado.

Comentá la nota