"Los precios de la carne van a volver a subir en marzo y abril"

Enfrentado con el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, dice que el control de precios fracasó y que los productores guardarán "vientres".
El presidente de la Cámara de la Industria y Comercio de Carne y Derivados (CICCRA), Miguel Schiariti, es un viejo enemigo del secretario de Comercio, Guillermo Moreno. En 2008, su reticencia a firmar un acuerdo de precios para el sector de la carne le costó una mano enyesada luego de una pelea con Jorge Martínez, empresario cercano al zar de los precios.

En medio de una de las escaladas más importantes de precios de la carne desde que el kirchnerismo llegó al Gobierno –un 40% durante 2009–, sostuvo en diálogo con PERFIL que la política de control de precios ha fracasado y que "no se pueden planchar por decreto".

—¿Por qué sube la carne a pesar de años de acuerdos de precios?

—Ni Hitler en su mayor auge pudo contra la inflación. En marzo de 2008 yo me niego a firmar un acuerdo y Moreno me rompe una mano. Bueno, no fue él, pero fue uno de los suyos. Esa política no generó problemas en el sector industrial, sino que apretó a los pequeños, a los productores, que recibían un precio irrisorio. Entonces, como no era rentable producir más terneros lo que se hizo fue enviar hembras a faena. Nos comimos la fábrica de hacer terneros y por eso se redujo el stock de cabezas. La sequía agravó eso y este año faltaron tres millones de terneros en faena.

—¿Vamos a terminar importando carne como dice la Sociedad Rural?

—No, esas son pavadas de gorilas. Esas cosas las puede decir Hugo Biolcatti, pero no va a pasar nada de eso. Lo que va a pasar es lo que estamos viendo, una crisis estructural de oferta que corrige el precio de la carne quiera el Gobierno o no. El nuevo precio va a incentivar más producción y así se va a volver a producir en la cantidad necesaria. Lo que es lógico es que el consumo de carne per cápita va a caer.

—¿Estos precios llegaron para quedarse?

—En realidad, en el corto plazo van a crecer más. Le guste a Moreno o no, ya el ganado está siendo pagado a mucho más de lo que dicen las estadísticas. Y ese nuevo precio, el real, es atractivo para los productores. Lo que espero es que para la próxima invernada, marzo y abril, los criadores se van a guardar hembras para aprovechar los precios futuros. Se revierte la situación, ahora conviene conservar vientres. Así, la faena va a ser todavía menor a la actual y los precios van a pegar un salto fuerte.

Comentá la nota