Los precios de los artículos colegiales subieron al compás de la inflación

A poco tiempo de comenzar las clases, la mayoría de las familias chaqueñas esperará la conformación de la canasta escolar antes de realizar sus compras por una sencilla razón: los precios subieron durante todo 2009 y posiblemente haya una nueva escalada durante este mes.

Los comerciantes chaqueños reconocen los incrementos que hubo y ofrecen opciones de marcas para combatir la pérdida de poder adquisitivo de los chaqueños, por el momento el consumo escolar recién comenzó.

En casi todos los comercios grandes hay promociones para los asalariados que ya cobraron y pueden hacer sus compras pensando en el arranque de las clases.

"Durante toda la semana hubo mucha gente que ya compró guardapolvos, buzos escolares, remeras blancas", relató ayer el encargado de una de las tiendas más importantes de Resistencia.

El comerciante reconoció el incremento general. Un conjunto para hacer gimnasia el año pasado estaba 29 pesos este año está a 39 pesos; es decir que hubo un incremento del 34 por ciento.

En cambio los útiles subieron entre un 10 y 15 por ciento; pero en las opciones de marcas se pueden encontrar buenos precios y calidad. Un equilibrio entre ambos factores define la compra.

En este sentido, "nosotros ofrecemos buena calidad y buen precio, estamos haciendo un esfuerzo para los chicos", explicó Miguel Gilberg, de La Llave del Chaco.

Tanto los libreros como los tenderos están esperando un buen año pero saben que la mayoría de los factores son manejados fuera del circuito comercial local. Por un lado los precios los fijan las fábricas.

"Antes en octubre comprábamos todo lo necesario para el inicio de clases, hoy la cosa cambió y todo es día a día. Hubo aumentos durante todo el año pasado, en enero estuvieron estables, pero ahora por la demanda podrían subir. La fábrica define el precio en el comercio", explicó un librero de la calle Perón.

"La mayoría de los productos son importados y muy poco es industria nacional. Hasta la birome BIC, una marca que era tradicional en el rubro, hoy se fabrica en Brasil. Casi todo se fabrica en exterior", relató.

Para todos los bolsillos

Lo más caro que deberá pagar una familia tipo para este año es el rubro indumentaria. Lo económico es una palabra que figura pocas veces en diccionario de este sector. Una mochila de calidad intermedia, con capacidad suficiente para guardar una cartuchera, dos cuadernos o dos carpetas, se puede conseguir desde 60 pesos en adelante.

Un guardapolvo de segunda marca en un comercio de Resistencia se puede conseguir desde los 29 pesos, el talle más chico, y desde $ 44,90, el tamaño más grande. Los zapatos y zapatillas, de 100 pesos para arriba.

Los útiles son más accesibles. Una birome de segunda marca vale 50 centavos y una de calidad 2 pesos; hay mejores, pero el precio trepa a los $ 6. Una caja de 12 lápices de color largos, en oferta a $ 6.

Un combo compuesto por una carpeta y una caja de repuesto de 400 hojas (segunda marca de Rivadavia) sale unos 23 pesos. Los cuadernos, también de segunda marca, de 50 hojas, a $ 9 cada uno y los de 100 a $ 14.

Reclamos de los consumidores

No son pocas las familias que reclamaron por la suba de precios, más las que tienen varios hijos por abastecer. Proporcionalmente los costos de este año son muy altos en comparación con los del año pasado.

La mayoría espera la conformación de la canasta escolar que se acordaría el viernes. Una vez que se conozcan su precio y la conformación, se espera un boom de las ventas escolares.

Comentá la nota