EL PRECIO DE UN PALCO EN LA FIESTA.

La presencia en el palco oficial de la fiesta del caballo del diputado Darío Duretti junto a su secretario Germán Marini, aún explicada a la luz de una presunta suma de dinero que la Fundación Tierra Fértil aportó a la organización, resultó a ojos vista, impropia.

por Jorge Cagliani

Impropia desde varios ángulos, el primero de ellos la minuciosidad con que la tradicional y cuasi conservadora comisión elige los habitantes del palco central cada año.

Mucho mas impropia desde el punto de vista ético ya que puede ser visto como una falta de respeto a la comunidad que un individuo, que hasta hace pocos días era señalado públicamente como el presunto autor ideológico de la golpiza y amenazas al ex Jefe de Compras Luis Ferrari, como así también al atentado con molotov contra nuestro domicilio ( lo infirió Mariano Marini en conferencia de prensa y nadie lo desmintió) pueda sentarse en un sitial presuntamente reservado para ciudadanos de bien.

Los subsidios otorgados en todo caso por la Fundación propiedad del diputado, no ameritan, o por lo menos no debieran, un sitial de privilegio ya que no son alegres dádivas restadas de los estipendios personales ni del legislador ni de su co equiper Marini.

ESTO CON ENRIQUITO NO PASABA

Las comisiones organizadores de tales festividades que trascienden los gobiernos y los tiempos, debieran a la hora de aceptar monto alguno, evaluar los costos morales que ello depara.

No pueden hombres de ley subir a un palco a un individuo acusado de amenazar a familias con hijos y atentar contra la vida de personas.

Casi cuarenta años de trayectoria no pueden venderse por un monto, cualquiera fuera este y por si cupiera alguna duda sobre los cargos anteriores, baste leer en esta misma página los graves cargos de los que se le acusan, precisamente por irregulares entregas de subsidios, ya que de dineros y donaciones estamos hablando

Comentá la nota