Cae 50% el precio del cartón y las industrias frenan el reciclado

El kilo llegó a pagarse 55 centavos. Hoy, apenas se paga 25.Hay recicladoras que cierran algunos días: les sobra “stock”.
La crisis llegó al último eslabón de la cadena de consumo: la recolección de residuos reciclables.

La desaceleración de la actividad económica frenó la demanda de cartón y papel y, con ello, se derrumbaron los precios de materiales reciclables un 50 por ciento.

La caída golpea fuertemente a los cartoneros, un sector especialmente sensible que nació en medio de la crisis de 2001 y ahora debe emigrar hacia otras actividades.

Hoy, las plantas de reciclado pagan entre 20 y 35 centavos el kilo de cartón, la mitad de lo que abonaban tres meses atrás. “El kilo llegó a costar 55 centavos, pero el precio paulatinamente disminuyó para ubicarse en 25 centavos”, expresó el jefe de producción de la compañía Smurfit.

Es que la menor demanda registrada en el consumo de productos alimenticios impactó considerablemente en la producción de cajas de embalaje y, finalmente, en la industria de reciclado de cartón.

Desde Cartocor, la empresa de Arcor que fabrica envases de cartón corrugado, indicaron que “el precio hoy es muy volátil” y que exhibe bajas semanales debido a la fuerte recesión. La empresa produce cajas, estuches, contenedores y bandejas de cartón tanto para Arcor como para la venta externa, pero el estancamiento de la demanda frenó el reciclado y, con ello, la compra de materiales.

Actualmente, la compañía produce cuatro mil toneladas diarias de cartón, pero debido a la crisis “también ha disminuido el volumen de material que se recicla”, señaló un integrante de la firma.

Smurfit tampoco presenta un panorama muy auspicioso: “La demanda de papel ha bajado 25 por ciento, por lo que en este momento estamos frenando la compra de materiales”, señalaron en la jefatura de producción. Hoy, la empresa sólo produce cartón corrugado para embalaje.

Daniel Massi, jefe de producción de la Compañía Papelera Sinsacate (Copsi), explicó que se está pagando un promedio de entre 35 y 39 centavos el kilo de cartón corrugado. La diferencia con otras empresas de reciclaje es que Copsi no paga un “precio fijo”, sino que también evalúa que el papel esté pesado y ordenado.

Según aseguró Massi, a partir de octubre comenzó una baja del orden del 15 por ciento, que luego se profundizó. “Las perspectivas son delicadas –sostuvo– hay ya muchas recicladoras que no están adquiriendo cartón”.

Actualmente, la empresa –que compra papel de diario y revistas en grandes cantidades– no opera en forma diaria. “Estamos reciclando 18 mil kilos día de por medio, porque ya tenemos stock de cartón”, manifestó el jefe de producción. Además, precisó que a raíz de la “parálisis” que exhibe el mercado, sólo se está fabricando un tipo de papel: el sulfito (papel blanco), mientras que se frenó la producción del papel violeta y craft, que se producen a partir de cartón corrugado.

Los más afectados. En Venezuela los llaman “lateros”, en Brasil “catadores” y en Uruguay “clasificadores”.

Los cartoneros emergieron en los albores de la crisis de 2001 transformando los desechos en una fuente de trabajo. Sin embargo, la crisis que comenzó con el conflicto del campo y se profundizó con la debacle financiera global provocó un derrumbe en los precios que disminuyó sus ingresos a menos de la mitad. En Capital Federal hay unos 15 mil y sólo en la ciudad de Córdoba se calculan unos dos mil.

“Hay que juntar el triple o el cuádruple que hace tres meses”, manifestó Raúl Billar, presidente de la Asociación Civil Raíces y director del programa Reciclar Valores. Su iniciativa incorporó a recolectores de residuos de los barrios Urca y Parque Tablada para crear un sistema organizado de reciclado, en el que también se promueve la inserción social del cartonero.

A través de campañas de concientización con promotores, el programa impulsa una mayor participación vecinal en el reciclado de residuos, al tiempo que propicia un vínculo económico directo entre el recolector y las industrias.

Sin embargo, la crisis puso un freno al programa, generando una fuga de recolectores hacia otras actividades. “El impacto para nosotros es muy fuerte –relató Billar– porque nadie nos está comprando el cartón, entonces muchos abandonan el programa”.

Si bien los “eco-recolectores” que trabajan en Reciclar Valores venden directamente el cartón a mayoristas –por lo que obtienen mayor remuneración que comercializándolo a acopiadores– la merma en la demanda y la baja de precios atentan contra esta fuente de ingresos. Desde Smurfit, por caso, afirmaron que ya no están comprando material de basurales, sino que lo adquieren directamente de industrias.

Ante esta situación, manifestó Billar, “los cartoneros no tienen salida, están volcados a las changas y a llevar escombros”.

Aunque algunos materiales como el vidrio mantienen el precio, las bajas llegan hasta el 60 por ciento en el caso de la chatarra (hierro liviano), que antes se pagaba 20 centavos por kilo.

En resumen

Más barato. El cartón por kilo, que antes se pagaba entre 40 y 55 centavos, hoy cuesta entre 18 y 35 centavos.

Freno en la demanda. La demanda de cartón bajó un 25% por la caída en las ventas de productos embalados.

Estancamiento. Las empresas de reciclado Smurfit, Cartocor y Copsi redujeron la producción y hacen sólo determinados tipos de papel.

Comentá la nota