"La precarización laboral, el fraude y la evasión se sigue agudizando en el sector pesquero"

Trabajadores de la pesca se movilizarán este miércoles a la Municipalidad, al Ministerio de Trabajo de la Nación y a la AFIP para pedirle nuevamente al Estado que resuelva el reclamo de registración laboral en Mar del Plata. 0223.com.ar publica el documento que se le entregará a las autoridades municipales, provinciales y nacionales.
En el texto, los fileteros manifiestan que "han transcurrido casi dos años del compromiso estatal y empresarial de registrar a los trabajadores del sector y que hasta la fecha no se ha cumplido absolutamente nada del compromiso asumido. La precarización laboral, el fraude y la evasión se sigue agudizando en el sector y la gran mayoría de los trabajadores seguimos siendo utilizados compulsivamente por cooperativas de trabajo truchas".

A su vez, remaran que "desde el Estado no se han tomado medidas serias para frenar la depredación del recurso y brindar contención económica o una salida digna y decente a los miles de trabajadores desocupados o subocupados del sector que no cuentan con ingreso mínimo vital y móvil. Se han anunciado y otorgado importantes sumas de dinero (salvatajes) a los empresarios de la pesca, lo cual constituye una gran contradicción, ya que se premió a quienes burlan la ley, mientras que sólo a pocos trabajadores (principales víctimas) se les ha entregado magros subsidios, que son manejados discrecionalmente, y no hacen más que agudizar la pobreza, la dependencia y el clientelismo".

A reglón seguido, subrayan que "no se han tomado las mediadas tendientes a priorizar el desembarco y procesamiento del pescado en tierra, para garantizar mayor ocupación en puerto. Es necesario declarar el trabajo del sector como insalubre y acortar la edad para acceder a la jubilación de los trabajadores. Rechazamos como alternativa para resolver el trabajo en negro o cooperativizado, la firma de convenios basuras o a la baja, que no hacen más que legalizar el trabajo esclavo".

Y agregan que "la criminalización de los reclamos y el procesamiento de los trabajadores no debe ser aplicada como política del Estado para acallar los reclamos. En efecto, nos encontramos reclamando desde el mes de julio de 2007 la registración laboral con nuestro convenio colectivo histórico 161/75 y el desarrollo de nuestras tareas dentro del marco legal, derecho que nos corresponde como a cualquier trabajador de este país.La situación no es nueva.Su inicio data de comienzos de la década pasada, cuando se instaló en el país un modelo neoliberal y flexibilizador, que llevó a la violación de los más elementales derechos de todos los trabajadores, la destrucción de puestos de trabajo estables e instalando la precariedad y el fraude en el sector".

"En nuestro sector, es harto conocido un mecanismo de fraude que les asigna a las cooperativas -por lo general insolventes- la función de proteger a sociedades solventes, quienes obtienen el verdadero rédito sin hacerse cargo de los costos y cargas propios de la actividad, evadir impuestos al Fisco e ingresos al SUSS, dejándonos a nosotros y nuestras familias en un estado de indefensión y vulnerabilidad social absolutos y violatorio de los más elementales derechos humanos", subrayan los trabajadores.

En tal sentido, remarcan que "se ha utilizado vergonzosamente un fin tan noble y altruista como el del cooperativismo sólo para evadir, cercenar derechos de trabajadores y sus familias, eludir las obligaciones para con nosotros y el Estado. Una clara demostración de ello es la enorme cantidad de multas por fraude laboral aplicadas y las demandas ante el Ministerio de Trabajo y Tribunales laborales locales por parte de estos supuestos ‘asociados’. Esta situación es admitida públicamente por todos los funcionarios públicos y así, el Poder Ejecutivo Nacional ‘suspendió’ las inscripciones de tales tipos de cooperativas, por las transgresiones que se venían registrando. Las cooperativas de trabajo se han convertido en una forma rebuscada de eludir el cumplimiento de las leyes por parte de las empresas pesqueras".

Además, los fileteros añaden que "estas mal denominadas ‘cooperativas’ son montadas por los mismos inescrupulosos e irresponsables empresarios o sus allegados, a los fines de evitar registrar a sus dependientes y así evadir las leyes laborales, fiscales e impositivas de la Nación. Observamos entonces, que no se garantiza ni el trabajo, ni las utilidades, ni la participación, ni la información de decisiones. Lo único que se garantiza es la evasión del cumplimiento de cargas sociales y laborales para las proveedoras de pescado. El conflicto permanente que vivimos en nuestra ciudad por esta insoportable situación no deja dudas de ningún tipo con respecto al manoseo que venimos sufriendo obreros y nuestras familias.¿Cómo se justifica entonces semejante cantidad de reclamos masivos de supuestos asociados que sólo pretenden estar dentro del marco de la ley y gozar de la protección que estas les otorgan? Esta situación se ve agravada por el inadecuado uso de las cuotas de pesca por parte de los empresarios locales, tanto en el tiempo como en la forma, lo que genera una sobredimensión de demanda de mano de obra precarizada, que se expande a la proliferación de sitios de trabajo en condiciones de una precariedad indignante y humillante, para la elaboración de materia prima para el consumo humano, con los consecuentes riesgos para la salud de toda la población".

"También la circulación de pescado ‘en negro’, sin ningún tipo de control o controlado inadecuadamente, amplía la utilización de mano de obra ocasional sin ningún tipo de responsabilidad por parte de sus ejecutores. Todas las pseudo cooperativas que venimos denunciando son funcionales a todo este perverso sistema, que ha llevado a la miseria y total desprotección de nosotros y nuestras familias, perpetrándose el fraude laboral más escandaloso que registre la historia de nuestra ciudad, dado la enorme cantidad de familias afectadas y la total impunidad con que se ha llevado a cabo. La única salida y resolución será la registración de nuestros contratos de trabajo con el CCT 161/75, sin anexos ni modificaciones espurias. Por ello y habiendo agotado las instancias ante el Ministerio de Trabajo provincial y nacional, todas fracasadas, es que solicitamos nuevamente al Estado que resuelva y solucione esta desesperante y acuciante situación para los trabajadores", finaliza el texto.

.

Comentá la nota